lunes, 24 de junio de 2019

"Come on!", de Ernst von Weizsäcker y Anders Wijkman / Club de Roma (2019)

Resumen del libro "Come on!", de Ernst von Weizsäcker y Anders Wijkman / Club de Roma (2019)

Resumen actualizado y original del libro en:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2019/06/come-on-de-ernst-von-weizsacker-y.html

Resumen elaborado por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, Club de Roma, sostenibilidad, recursos, ecología, crecimiento económico

..................................................................................................................................

Ficha técnica

Título: "Come on!"

Subtítulo: Capitalismo, cortoplacismo. población y destrucción del planeta

Autores: Ernst von Weizsäcker y Anders Wijkman

Promotor: Club de Roma

Año de publicación: 2019 (escrito a finales del 2017)

Editorial en español: Deusto

Páginas: 390

..................................................................................................................................

Biografía de los autores

Ernst von Weizsäcker (Zürich, 1939) es presidente honorario del Club de Roma y antiguo decano de la Escuela Bren de Ciencias Ambientales y Gestión de la Universidad de California. Ha desempeñado, entre otros cargos, el de director del Centro de Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología de la ONU y director del Instituto para la Política Ambiental Europea. Además, ha sido miembro del Bundestag alemán, donde presidió su Comité de Medio Ambiente y recibió el Premio Alemán de Medio Ambiente en 2008. Es autor de numerosos libros, de los cuales se han traducido al español Política de la Tierra (Sistema, 1993) y Factor 4 (Galaxia Gutenberg, 1997).

Su web es www.ernst.weizaecker.de

Anders Wijkman (Estocolmo, 1944) fue copresidente, junto a von Weizsäcker, del Club de Roma entre los años 2012 y 2018. Actualmente es presidente de la Asociación Sueca de Industrias de Reciclaje y miembro del consejo de la Agencia Sueca de Desarrollo. Es miembro de la Real Academia de Ciencias de Suecia, del Consejo para el Futuro del Mundo y del Panel Internacional de los Recursos. Fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Linköping en 2011.

Su web es www.wijkman.se

....................................................................................................................................

Texto de la contraportada

"Debemos actuar ahora: el planeta no puede esperar"

"Las tendencias globales actuales no son sostenibles. Así lo ha venido advirtiendo durante largo tiempo el Club de Roma, uno de los laboratorios de ideas más respetados y vibrantes del mundo. Cuando se publicó, hace casi 50 años, Los límites del crecimiento, su llamada de atención sobre la falta convicción de que la economía puede crecer de manera infinita a costa del planeta causó conmoción y, aún hoy, sus conclusiones siguen siendo válidas. Sin embargo, gran parte de las medidas políticas que la gente está dispuesta a asumir tienden a empeorar las cosas. Parece, pues, que nos hallamos ante una crisis filósofica, una crisis de la que depende el futuro de nuestro hogar común.

Partiendo de un gran trabajo de análisis, este libro aborda la necesidad de una "nueva Ilustración". Una ilustración que no sólo se base en la doctrina, sino que aborde un equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza, así como entre los mercados y el Estado, y el corto y el largo plazo. Para hacerlo, tenemos que dejar de trabajar en "silos" y favorecer un enfoque más sistemático, lo cual nos exigirá repensar cómo organizamos la ciencia y la educación.

Pero debemos actuar ahora. El mundo no puede esperar a que esta nueva ilustración llegue a los 7.700 millones de personas que habitan el planeta. Come on! aborda numerosos casos de estudio y optimistas propuestas políticas que pueden devolvernos a una trayectoria sostenible".

....................................................................................................................................

ÍNDICE

(resumido)

El informe Comen on! y el Capítulo Español del Club de Roma

Sección mexicana

Prólogo del comité ejecutivo del Club de Roma


Parte 1 .... Las tendencias actuales no son en absoluto sostenibles

1.1. Un mundo confuso

1.2. ¿Cuál es en la actualidad la relevancia del mensaje?

1.3. Los límites planetarios

1.4. El Antropoceno

1.5. El desafío climático

1.6. Hay muchas más amenazas diferentes

1.7. Crecimiento de la población y la urbanización

1.8. Agricultura y alimentación

1.9. Comercio contra medio ambiente

1.10. La Agenda 2030 de Naciones Unidas

1.11. ¿Nos gusta la disrupción? La revolución digital

1.12. Del mundo vacío al mundo lleno

Anexo de la parte 1. Materiales: Más allá del cambio climático, por Antonio Valero.


Parte 2..... Hacia una nueva Ilustración.

2.1. Laudato si: Habla el papa Francisco

2.2. Otra narrativa, otro futuro

2.3. Año 1991: "La primera revolución global"

2.4. Cómo el capitalismo se volvió atrevido

2.5. El fracaso de la teoría del mercado

2.6. Errores filosóficos del dogma del mercado.
   
  2.6.1. Adam Smith: Profeta, moralista, hombre de la Ilustración

  2.6.2. David Ricardo: El capital permanece estacionario

  2.6.3. Charles Darwin se refería a la competencia local, no al comercio global

2.7. La filosofía reduccionista es plana e insuficiente

  2.7.1. Reduccionismo

  Los polinizadores como víctimas del reduccionismo

  2.7.2. Abuso tecnológico y "Homo Deus"

2.8. Divorcio entre teoría, educación y sociedad

2.9. Tolerancia y perspectivas a largo plazo

2.10. Necesitamos una nueva Ilustración

    2.10.1. Nueva Ilustración, no racionalismo renovado

     2.10.2. Yin y yang

     2.10.3. Filosofía del equilibrio, no de la exclusión


Anexo de la parte 2. Reflexionar sobre cómo reflexionamos, por Carlos Álvarez Pereira.


Parte 3..... Un emocionante viaje a la sostenibilidad

3.1. Una economía regenerativa

3.2. Sensación en la India rural

3.3. "La economía azul" de Gunter Pauli

3.4. Energía descentralizada.

3.5. Algunas historias agrícolas de éxito

3.6. Urbanización regenerativa: La ecópolis

3.7. El clima: buenas noticias, pero tareas aún mayores

3.8. Economía circular

3.9. Productividad de los recursos quintuplicada

3.10. Disrupción positiva

3.11. Reformar el sistema económico

3.12. Invertir de manera sostenible

3.13. Medir el bienestar, no el PIB

3.14. Sociedad civil, capital social  y liderazgo colectivo

3.15. Normativas a escala mundial

3.16. Actuar en el ámbito nacional: China y Bután

3.17. Educación para una civilización sostenible

.......................................................................................................................................

RESUMEN


Para ver el resumen del libro "Los límites del crecimiento", de Dennis L. Meadows / Club de Roma (1972), picar en el siguiente link:

https://evpitasociologia.blogspot.com/2019/06/los-limites-del-crecimiento-de-dennis-l.html

Comentarios iniciales: El libro es un sucesor de Los límites del crecimiento, publicado en 1972 por el Club de Roma. El título "Came on" (¡Vamos! o ¡Venga!") tiene un doble sentido: por un lado, se refiere a la necesidad de actuar unidos y por otra de escepticismo ante quienes niegan el cambio climático.

En esencia, señala que el capitalismo y la Ilustración se desarrollaron en el siglo XVIII en un mundo "vacío" (con escasa población y abundante en recursos naturales, solo 1.000 o 1.500 millones de habitantes) pero que ahora estamos en otro escenario: un mundo "lleno" con 9.000 millones de habitantes en el 2050. Hay que tener en cuenta que en 1972, cuando se publicó el informe, había 3.500 millones. Por ello, gestionar un mundo sostenible en un mundo "lleno" es más difícil y el humano está dejando una huella ecológica mayor.

Los autores ilustran el bienestar en un mundo vacío y otro lleno. En el vacío, la economía ocupa un lugar mediano en el ecosistema (una caja cerrada y finita) y sustrae materia (que recicla) y energía a la naturaleza. La mayor parte del bienestar social procede del ecosistema. En un mundo lleno, la Economía ocupa casi todo el ecosistema y es la que genera el mayor bienestar social. Una economía más humana equivale a un medio ambiente menos natural. Lo que dice es que tanto la economía neoclásica como la keynesiana se desarrollaron en un mundo vacío pero, tras la gran aceleración, la población humana se ha triplicado y el ganado y la soja han crecido más rápido, por no decir los coches, neveras y teléfonos. Son estructuras "disipativas" (porque generan desechos). Un error del PIB ha sido ignorar los impactos físicos y no tener en cuenta que los costes no son beneficios (un vertido de petróleo que hay que limpiar aumenta el PIB pero una comida familiar, no).



También hace numerosas referencias al texto de la encíclica del Papa Francisco Laudato si 
(ver el resumen de la Conferencia Episcopal en el siguiente link:
https://www.conferenciaepiscopal.es/resumen-de-la-enciclica-laudato-si/)

y el texto completo en:
http://w2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

El Club de Roma toma como referencia esta encíclica porque aporta tesis ecológicas, humanistas,

El libro comienza haciendo un panorama general de la situación del planeta superpoblado y que, a pesar de las advertencias, sigue aportando como solución para la pobreza aumentar el crecimiento económico, lo que supone un mayor uso de los recursos no renovables, lo que a larga acabará por agotar los recursos del planeta sin posibilidad de renovarlos e insuficientes para una población gigante.

Otro problema sobre el que alerta es el agotamiento de las "tierras raras" (como el litio, galio, cadmio, cromo y otros) para fabricar teléfonos móviles, baterías de coches eléctricos y placas solares. Aquí surge un callejón sin salida: la energías renovables necesarias para reducir el calor global dependen de unos metales que son escasos en la superficie del planeta y algunos países, como China, acaparan gran parte de ellos, por lo que tienen en su mano el desarrollo de la industria mundial renovable. La cuestión está en que no se sabe si habrá "tierras raras" suficientes para emprender proyectos a gran escala como sustituir el consumo de gas natural mundial por una granja de placas solares del tamaño del estado de Nevada (Las Vegas) o reemplazar el parque mundial de coches de gasolina por coches eléctricos y autónomos. El resultado podría desembocar en un parón tecnológico cuando hubiese un "pico" de demanda que agotase los recursos necesarios de metales raros.

Todo esto está conectado con el calentamiento global. Los esfuerzos mundiales necesarios para reducir la emisión de CO2 son ridículos frente a la magnitud del problema y, además, paradójicamente, la persecución de otros objetivos como eliminar la pobreza obligan a plantear propuestas de mayor crecimiento (y mayor emisión de gases). Esto plantea que los 17 objetivos de sostenibilidad del planeta no son compatibles entre sí porque el crecimiento económico, que a todo el mundo le parece bien y al que nadie quiere renunciar, genera, por lógica, más emisiones de gas a la atmósfera.

Otra de las cuestiones clave es la Ilustración 2.0, una forma de rescatar la ilustración del siglo XVIII (que defendió la racionalidad pero excluyó a las mujeres y a las minorías y explotó y colonizó a los países pobres, y generó externalidades como la contaminación y otros daños colaterales) pero para aplicarla al medio ambiente (con el uso de bombillas LED). "El Club de Roma quiere dirigirse a aquellos que buscan una nueva Ilustración, a los que el progreso y las buenas visiones les motivan, a los que defienden un humanismo que no sea primitivo ni antropocéntrico, sino uno que incluya también el entorno natural contemporáneo, a los que se atreven a pensar a largo plazo", dice. La idea es convertir el mundo "lleno" en sostenible y próspero.

El libro examina el crecimiento global de los ingresos entre 1998 y 2008 (antes de la crisis) de ricos y pobres. La curva se asemeja a la silueta de un elefante (en la pata trasera estarían los más pobres excluidos del crecimiento, en el lomo, los habitantes de los países emergentes que aumentaron sus ingresos sobre todo en China, en la boca del elefante o la pata delantera estaría la clase media de los países industrializados (que retrocedieron en sus ingresos) y en el hocico de la trompa erguida estaría la élite financiera mundial, que habría obtenido unos ingresos récord gracias a la financiarización de la economía y de convertir al planeta en un casino global. Esta distribución mundial de los ingresos se llama la "curva del elefante" y refleja cómo la globalización premió a las clases bajas de los países emergentes, que salieron de la pobreza, pero hundió a la clase media occidental. [nota del lector: es lo que se llama el proceso de convergencia mundial] El resultado salta a la vista: hay un auge del populismo y una pérdida de calidad de los índices de democracia (en diversos países a la vez se deterioran los derechos civiles, los procesos electorales libres y justos, libertad de expresión y de prensa, derecho de reunión y separación de poderes).

El libro continúa examinando la progresión (calculada en Los límites del crecimiento) desde el año 1900 a 2100 respecto a cinco factores: 1) reservas y materias primas (caen en picado a partir del 2000 y se agotan en el 2060), 2) población (los habitantes crecen sin parar hasta el 2050 y empieza a caer gradualmente), 3) consumo alimentario per cápita (crece hasta el 2020 y a partir de ahí se desploma) 4) la producción industrial per cápita (sigue una curva paralela al consumo de alimentos) 5) la contaminación ambiental (crece desde 1950 hasta el 2030 y luego se desploma en picado, porque se agotaron los recursos naturales). Una vez sobrepasados estos "picos" o puntos de inflexión, los daños pueden ser irreversibles (calentamiento de la tundra que dispara los gases de efecto invernadero. Otros puntos de inflexión son los "arrecifes de coral" o la selva amazónica).

Uno de los problemas es que aunque algunos minerales no se han agotado, su extracción es más difícil y requiere más dinero. La solución que plantean los economistas es sustituir capital natural por capital financiero (pero, como dice este libro, "nosotros no podemos comer dinero").

El libro también estudia cómo en el 2008 se dispararon los precios del petróleo, gas, electricidad y carbón; una década después, el petróleo estaba en mínimos y los demás algo más altos que en el 2008. Este argumento de la oferta y la demanda que baja los precios sirvió para criticar las advertencias de Los límites de crecimiento por pesimistas. Pero cuando China adquirió enormes cantidades de materias primas los precios se dispararon generando una nueva época de escasez pero, con la crisis del 2008, se desinflaron.

Los cambios planetarios sufridos son diversos: la combinación de cambio climático e integridad de la biosfera generó importantes cambios en la diversidad genética. También hubo contaminación química, desgaste de la capa de ozono, contaminación atmosférica que combinada con los ciclos biogeoquímicos generó importantes cambios en el nitrógeno y el fósforo (nutrientes de la agricultura). Otros factores estudiados fueron el consumo de agua dulce, los cambios en el uso del suelo que combinado con la integridad de la biosfera generó cambios desconocidos en la diversidad funcional.

El libro analiza las consecuencias del Antropoceno (una era dominada por los seres humanos; entre los humanos y sus animales de granja, criados de forma intensiva, suponen el 97 % del peso o biomasa de todos los vertebrados del planeta). Se cree que traerá más cambios que el Holoceno (Edad de Hielo, al menos a nivel químico; se habla de que ya estamos en la "sexta extinción masiva" y la ha causado el hombre por la degradación del suelo (pasan a ser terrenos de monocultivo), las sequías, las inundaciones y las especies invasoras, así como la pérdida de las abejas polinizadoras).

También estudian el fenómeno de la "Gran Aceleración" del Antropoceno registrada desde 1750. Aumentan 24 factores, 12 de ellos son socioeconómicos : la población mundial, el PIB real, inversión extranjera directa, consumo de energía primaria, grandes presas, consumo de agua, uso de fertilizantes, producción de papel, población urbana, transporte, telecomunicaciones, turismo internacional. Los otros doce factores que están subiendo son tendencias del sistema terrestre: CO2, óxido de nitrógeno, capa de ozono, temperatura de la superficie, acidificación de los océanos, pesca de captura marina, acuicultura de gambas, contaminación por nitratos en aguas costeras, destrucción de la selva tropical, uso del suelo por actividades humanas y deterioro de la biosfera terrestre.

La conclusión es que a medida que mejoran las condiciones socioeconómicas, el planeta se degrada. El problema es que el libre mercado que impulsa el crecimiento económico no va a resolver el problema energético del planeta. Por eso, en el libro dicen que "necesitamos un plan de choque" contra el cambio climático a gran escala y que ninguna tecnología por sí sola puede solucionar. Se trataría de aplicar de forma concertada varias tecnologías, energéticas y no energéticas, estrategia en la que tendrían que ponerse de acuerdo los gobiernos y no solo los mercados orientados al corto plazo. Proponen un impuesto global al CO2 y el barril del petróleo a 50 dólares como mínimo. Las alternativas son la geoingeniería y el uso de "emisión negativa" (enterrar CO2).

A la amenaza nuclear (hay unas 15.000 cabezas nucleares) se suman nuevos peligros: la biología sintética ("ganancia de funciones" y creación letal de nuevos virus), la geoingeniería, la inteligencia artificial o incluso todo combinado a la vez.

El libro insiste en que para las amenazas globales debe haber soluciones globales.

Al analizar el crecimiento de la población, lo relaciona con los países de crecimiento económico flojo (como el África subsahariana o Asia Occidental, donde la población casi se duplica, frente a Este de Asia, Cáucaso y Asia Central, con bajo crecimiento de hijos). Contemplan dos escenarios: en una población con un nivel educativo alto, la población alcanza los 8.500 millones de habitantes en el 2050 pero con un bajo nivel, se dispara a 10.000 millones).

En cuanto a la urbanización, los habitantes de las ciudades han pasado de ser el 30 % de la población mundial en 1950 (vivían 700 millones) al 45 % en el 2020 (viven 4.200 millones) y al 70 % en el 2050 (se cree que vivirán 6.000 millones de personas en las ciudades).

El libro también es crítico con el margen de beneficios que no contempla los costes ambientales. Si a las ganancias de dinero que un empresario obtiene con la fabricación de cemento le quitamos los costes medioambientales, quizás haya una pérdida neta. Es decir, a los costes operativos se les añaden las externalidades, muchos sectores producen pérdidas, siendo la agricultura la peor parada. Por ejemplo, la explotación de ganado bovino genera una rentabilidad del 3 % pero, si le restamos el daño medioambiental, genera pérdidas del 165 %. Esto se debe a que el consumo de carne genera la desaparición de bosques y otros hábitats. El cultivo de trigo da un margen de beneficios del 3 % pero, si se aplica el coste del capital natural, da pérdidas del 78 %. Eso se debe a que las nuevas variedades genéticas de semillas y los monocultivos necesitan más agua.
 El cemento genera beneficios del 9 % pero si se restan las externalidades crea pérdidas del  8%. El carbón pasa de ganancias del 11 % a pérdidas del 11 % y el hierro y el acero, que ya no era rentable, del 6 % de pérdidas. Solo da ganancias, descontado el daño al medio ambiente, tres sectores: la minería de plata, la explotación de bauxita y la fundición de metales no férricos.

Otro de los asuntos que aborda el libro es La Agenda 2030 de Naciones Unidas, que se alcanzó tres meses antes del Acuerdo Climático de París. La agenda 2030 consta de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas.

Los objetivos son: 1) Fin de la pobreza 2) Hambre cero 3) Salud y bienestar 4) Educación de calidad 5) Igualdad de género 6) Agua limpia y saneamiento 7) Energía asequible y no contaminante 8) Trabajo decente y crecimiento económico 9) Industria, innovación e infraestructura 10) Reducción de las desigualdades 11) Ciudades y comunidades sostenibles 12) Producción y consumo responsables 13) Acción por el clima 14) Vida submarina 15 ) Vida de ecosistemas terrestres 16) Paz, Justicia e instituciones solidarias 17) Alianzas para lograr los objetivos

Los once primeros objetivos son económicos y sociales pero si se basan en estrategias convencionales (más crecimiento económico) será imposible obtenerlos porque no se podrá reducir el calentamiento global, detener la sobrepesca en los océanos, la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad. Es decir, hay enormes contradicciones entre los objetivos socioeconómicos y los ambientales. De hecho, la Agenda 21 de la Cumbre de la Tierra de 1992 siguió por los mismos derroteros y se aceleraron la desestabilización del clima y la destrucción de los océanos. Según los autores, "la riqueza es el mayor contaminante". El efecto invernadero y la degradación de la tierra son los "ilustres acompañantes" de la riqueza (el 10 % de los hogares más ricos del mundo producen el 45 % de las emisiones de gases de efecto invernadero).

Los países nórdicos y centroeuropeos son los que están siguiendo mejor los ODS, mientras que EE.UU. está en el puesto 25, y los emergentes entre el 42 (Rusia), 76 (China) e India (110). Los últimos países son Afganistán (139), Nigeria (141), Chad (145), Congo (147) y República Centroafricana (149).

Del mismo modo, la huella ecológica de los países ricos es más alta que la de países en desarrollo (el Índice de Desarrollo Humano IDH). Además, la biocapacidad per cápita ha bajando entre 1961 y 2013.

Respecto a la disrupción y la revolución digital, los autores dicen que puede comenzar en un nivel malo de rendimiento pero, a la larga, alcanza niveles óptimos y desbanca a los competidores y crea mercados nuevos y propios. Además, ya tecnologías exponenciales (pensemos en cómo iPhone desbancó a Nokia o la cámara digital a Kodak) pero esto solo es viable por poco tiempo en los sistemas cerrados (como las bacterias rebosantes de nutrientes en las placas de Petri para disparar la población de la colonia y luego hundirse al agotarse el alimento). Del mismo modo, algunas TIC incrementan de manera exponencial el consumo de energía, agua y metales especiales.

Otro asunto que preocupa respecto a las nuevas tecnologías es el empleo. En EE.UU., el 47 % de los empleos tiene una alta probabilidad (del 70 %) de desaparecer por la digitalización.


















lunes, 17 de junio de 2019

"Nuestro universo matemático", de Max Tegmark (2012)

Resumen del libro "Nuestro universo matemático", de Max Tegmark (2012)

Link original y actualizado del libro:

Resumen del libro por E.V.Pita, doctor en Comunicación, licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, sociología de la Ciencia, sociología del conocimiento, cosmovisión, teoría científica, multiverso, universo, mecánica cuántica y gravitación

...........................................................................................................................

Ficha técnica

Título: "Nuestro universo matemático"

Subtítulo: En busca de la naturaleza última de la realidad

Título original: Our Mathematical Universe. My quest for the ultimate nature of reality

Autor: Max Tegmark

Publicado en el 2012

Edición en español: Barcelona, 2014, Antonio Bosch, editor

Nota: hay una edición más reciente del 2019

Número de páginas: 456

...........................................................................................................................

Biografía del autor Max Tegmark (hasta 2014)

Mark Tegmark es autor de más de 200 artículos académicos. Ha aparecido en docenas de documentales científicos, y su trabajo sobre galaxias compartió el primer premio como "Revelación del año 2003" de la revista Science. Es doctor por la Universidad de California, Berkeley, y es catedrático de física en el MIT

...........................................................................................................................

Texto de la contraportada

En Nuestro universo matemático, Max Tegmark, uno de los físicos en activo más originales, nos conduce por un asombroso viaje que explora los misterios revelados por la cosmología, permitiéndonos descubrir la naturaleza de la realidad. Parte historia del cosmos, parte aventura intelectual, Nuestro universo matemático viaja desde el Big Bang hasta el futuro distante a través de mundos paralelos, a lo largo de todas las escalas posibles - desde la subatómica hasta la intergaláctica -, mostrando cómo las matemáticas proporcionan respuestas a nuestras preguntas sobre el mundo. ¿De dónde venimos? ¿Qué hace que el universo sea como es? En definitiva, ¿por qué estamos aquí? Con claridad meridiana, Max Tegmark examina estos misterios profundos permitiéndonos adentrarnos en las más vanguardistas y alucinantes teorías de la física. Lo que propone es una idea elegante y fascinante a la vez: que nuestro mundo fisico no sólo puede ser descrito por las matemáticas sino que es matemáticas.

...........................................................................................................................

ÍNDICE
(resumido)


Prólogo: 

1. ¿Qué es la realidad?

Primera parte: Perspectiva macro

2. Nuestro lugar en el espacio

3. Nuestro lugar en el tiempo

4. Nuestro universo en números

5. Nuestros orígenes  cósmicos

6. Bienvenidos al multiverso


Segunda parte: Perspectiva micro

7. Legos cósmicos

8. El multiverso del nivel III


Tercera parte: Vuelta atrás


9. Realidad interior, realidad exterior y realidad consensuada

10. Realidad física y realidad matemática

11. ¿Es el tiempo una ilusión?

12. El multiverso del nivel IV

13. La vida, este universo y todo

...........................................................................................................................

RESUMEN

El autor dice que la teoría de la inflación (que generó una gran evolución del universo poco después del Big Bag hasta que el cosmos adquirió el tamaño de una manzana) pudo haber generado infinitos universos paralelos, en algunos de los cuales hay copias de nosotros mismos que viven sus propias vidas (en los que una afortunada copia aprueba ese examen definitivo que en nuestro universo no pudimos).

De esta forma, examina la teoría de los multiversos y sostiene que hay cuatro tipos de universos paralelos (el tipo I, contiguo al nuestro y lleno de copias de nosotros mismos; el de tipo II, donde los universos están separados y hay otras leyes físicas; el de tipo III, y el tipo IV, que reúne todas las ecuaciones matemáticas).

También aborda los distintos finales del universo: como el Gran Frío (la expansión es infinita y los átomos se dispersan y el universo se vacía); el Big Rip (gran desgarramiento a causa de la inflación que va más rápido que la expansión del espacio en algunos lugares del universo y desgarra el espaciotiempo), el Big Crunch (la energía oscura no es bastante fuerte para expandir el universo y la gravedad retrae toda la materia hasta concentrarse en una singularidad; una especie de Big Bang al revés)

La teoría de los multiversos se basa en la teoría de la inflación, la solución de Alan Guth para explicar porqué el universo es tan grande. Todo el mundo cree que es cierta porque se observa lo predicho por la teoría: un universo plano.

Al final del libro, se plantea algunas dudas sobre si la inflación es correcta porque genera infinitas soluciones, y esa no parece ser la mejor solución para resolver un tema.

En principio, la clave del libro es la inflación eterna porque puede crear un universo infinito dentro de lo que desde fuera parece un volumen subatómico. Una observadora situada en su interior vería el suceso A simultáneo al B, el suceso C simultáneo al D, vería la superficie infinita en forma de U donde acaba la inflación como su tiempo cero, la superficie infinita en forma de U donde se forman los átomos como su tiempo 400.000 años, etc... 

El inventor de los universos paralelos fue Everett, pero lo hizo como una predicción y no como teoría.

Una de las cuestiones importantes que aborda es el hecho de que el tejido del espacio y el tiempo tenga una serie de botones que pueden adoptar distintas posiciones en diferentes partes del multiverso del nivel II. El actual universo tiene 32 botones que admiten un ajuste continuo aparte de otros mandos adicionales como una cantidad distinta de posiciones para controlar el tipo de partículas que pueden darse en él. 

Por ejemplo, la densidad de la energía oscura varía de un universo a otro, de forma que las galaxias, planetas y la vida solo surgirán en eses universos donde sea más baja. La fracción habitable sería del 20 % en un test rápido pero en la realidad quizás se acerque a 10x-120 (una posibilidad de tener un universo como este entre quintillones de trillones de posibilidades).

Del mismo modo, si la densidad de la energía oscura, la materia oscura y los neutrinos experimentasen variaciones sustanciales dentro de un multiverso del nivel II, la mayoría de los universos estarían desprovistos de vida y las probabilidades serían muy estrechas.


En el capítulo 5, indica que la teoría más aceptada sobre lo que ocurrió en los primeros instantes recibe el nombre de inflación cosmológica y defiende que el espacio no solo es verdaderamente colosal, sino que es infinito y que alberga una cantidad infinita de copias exactas de usted e incluso una cantidad mayor de reproducciones similares a usted que viven todas las variantes posibles de su vida en dos clases diferentes de universos paralelos. Añade que si esta teoría se demostrase cierta, significaría que habría otra gente igual a mí viviendo la misma vida con ligeras variaciones.

En el capítulo 8, el autor explica que si una versión de mí mismo en dos lugares diferentes, una sobrevirá. Como mi conciencia solo existe allí donde estoy vivo ¿significa esto que subjetivamente me sentiré inmortal? En tal caso, ¿se sentirá también usted subjetivamente inmortal y, con el paso del tiempo, la persona más anciana de la Tierra?

En el capítulo 11, el autor recalca que los descubrimientos de la física desafían algunas de nuestras ideas esenciales sobre la realidad, tanto cuando observamos de cerca el microcosmos como cuando enfocamos al macrocosmos. Indica que el empleo de la neurociencia para ahondar en el funcionamiento del cerebro cuestiona muchas ideas relacionadas con la realidad incluso a la escala intermedia humana.

En los capítulos 10 y 12 indaga sobre las relaciones entre la computación, las matemáticas, la física y la mente, y explorará la posibilidad de que nuestro mundo físico no solo se describe mediante matemáticas sino que es matemáticas, lo que nos convierte en partes conscientes de un objeto matemático gigante. Esto conduce a un conjunto nuevo y definitivo de universos paralelos tan vasto y exótico que todas las extravagancias mencionadas con anterioridad se quedan raquíticas a su lado, "lo que nos obliga a renunciar a muchas de las nociones más arraigadas que tenemos sobre la realidad".

Según el autor, la relatividad general precide el interior de agujeros negros, mientras que la inflación predice universos paralelos del nivel I, la inflación y el paisaje predicen el universo paralelo de nivel II, la mecánica cuántica sin colapso genera universos paralelos del nivel III y la hipótesis de la realidad exterior predice universos paralelos del nivel IV.

En el multiverso de tipo I, que tuviese dos partículas con 24 disposiciones posibles, hay que mirar 16 universos para encontrar una repetición de un universo en particular. Si nuestro universo real puede contener 10x10x116 partículas dispuestas de 10x10x116 formas distintas, habrá que recorrer 10x10x116 universos paralelos antes de llegar a una copia idéntica.

En el multiverso  de tipo II, la inflación eterna crea regiones infinitas pero es imposible viajar entre ellas porque la inflación sigue creando espacio nuevo entre nosotros y nuestro destino más deprisa de lo que se puede viajar por él. Según sostiene, la expansión del espacio y el hecho de que la inflación siga acabando en ciertos lugares confiere al multiverso de tipo II una estructura en forma de árbol. La inflación continúa en la parte gris de aspecto arbóreo del espacio y el tiempo, y cada región en forma de U donde la inflación ha concluido es el multiverso infinito del nivel I.

El universo del nivel III se basa en la función de onda cuántica y la clonación. En un mundo de infinitas posibilidades, solo se haría uno real mediante la decoherencia (el colapso de la función de onda, de forma que las probabilidades pasan a ser un resultado real). En el multiverso de nivel III, los universos paralelos están aquí mismo y en ellos los sucesos cuánticos hacen que la realidad clásica se divida y diverja en hilos históricos paralelos, sin añadir más hilos.

El universo matemático (nivel IV) tiene relación con los espacios de Hilbert (puros objetos matemáticos) y con el hecho de que la naturaleza de las partículas sea definida solo de forma matemática (posición, carga).

Distingue entre la realidad exterior (descripción matemática), realidad consensuada (descripción de la física clásica) y realidad interior (percepción subjetiva).

Para describir el lugar donde estamos del universo matemático necesitaríamos una descripción numérica enorme.



miércoles, 12 de junio de 2019

"Los límites del crecimiento", de Dennis L. Meadows / Club de Roma (1972)

Resumen del libro "Los límites del crecimiento", de Dennis L. Meadows / Club de Roma (1972)


Resumen original y actualizado del libro en el siguiente link:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2019/06/los-limites-del-crecimiento-de-dennis-l.html

Resumen elaborado por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, ecología, crecimiento económico, medio ambiente, desarrollo sostenible,

.............................................................................................................................................

Ficha técnica

Título: "Los límites del crecimiento"

Autor (dirección): Dennis L. Meadows y colaboradores del MIT (Club de Roma)

Lista de participantes: Dennis L. Meadows (director), Alison A, Anderson (contaminación), Jay M. Anderson (contaminación), Ilyas Bayar (agricultura), William W, Behrens III (recursos), Farhad Hakimzadeh (población), Steffen Harbordt (tendencias sociopolíticas), Judith A. Machen (administración), Donella H. Meadows (población), Peter Milling (capital), Nirmala S. Murthy (población), Roger F. Naill (recursos), Jorgen Randers (contaminación), Stephen Shantzis (agricultura), John A. Seeger (administración), Marilyn Williams (documentación) y Erich K. O. Zahn (agricultura).

Título en inglés: "The Limits to Growth"

Publicado en 1972

Edición en español: Fondo de Cultura Económica, México (1972-1982)

Páginas: 253

.............................................................................................................................................

Texto de la contraportada

Un grupo de intelectuales y hombres de empresa y de ciencia de Europa y Norteamérica, a los que se han agregado estudiosos de Asia, África y América Latina, resolvió en 1968 emprender con los métodos que la cibernética y las ciencias sociales son capaces de usar hoy en día, un examen a fondo de las interrelaciones entre crecimiento de la población, desarrollo industrial y agrícola, utilización de los recursos naturales y contaminación del medio ambiente en una perspectiva de largo plazo hasta por lo menos mediados del siglo XXI. Tras una labor de más de tres años, con base en la mejor información disponible, el grupo técnico elaboró los modelos que son objeto del presente estudio, cuya versión original ha suscitado ya, en el mundo entero, apasionadas polémicas.

Los modelos muestran diversas alternativas de las que se desprende que de seguir las tendencias actuales, se excederá la capacidad del planeta para sostener una población siempre creciente. Lejos de tener ninguna intención alarmista, los análisis efectuados pretenden llamar la atención sobre las consecuencias de distintas posibles situaciones reales, con objeto de que los responsables de la conducción de la Humanidad puedan prever las medidas y las políticas que serían oportunas para que no se llegue a una situación catastrófica.

.............................................................................................................................................

ÍNDICE

Prólogo a la edición en español: "Allende el año 2000"

Presentación

La condición humana

La problemática mundial: síntomas y enfermedad

El proyecto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

Introducción

Perspectivas humanas

Problemas y modelos

1. Naturaleza del crecimiento exponencial

La matemáticas del crecimiento exponencial

Modelos y crecimiento exponencial

Crecimiento de la población mundial

Crecimiento económico mundial

2. Los límites del crecimiento exponencial

Alimentos

Recursos no renovables

La contaminación

El crecimiento exponencial de la contaminación

Límites superiores desconocidos

Rezagos naturales en los procesos ecológicos

Distribución global de los contaminantes

Los límites de la contaminación

Un mundo finito

3. El crecimiento en el sistema mundial

Objetivos del modelo mundial

La estructura del circuito de retroalimentación

Hipótesis cuantitativas

Uso de recursos "per cápita"

La utilidad del modelo mundial

4. La técnica y los límites del crecimiento

La tecnología en el modelo mundial

La tecnología en el mundo real

5. El estado de equilibrio global

Frenos deliberados en el crecimiento

El estado de equilibrio

El crecimiento en el estado de equilibrio

La igualdad en el estado de equilibrio

Comentario

Apéndice: "Estudios relacionados con el actual"

...............................................................................................................

RESUMEN

Comentarios iniciales:  "Los límites del crecimiento" es una obra clásica que se publicó como informe en 1972 por el Club de Roma. Fue uno de los primeros en alertar de que era una mala idea pensar en un crecimiento exponencial en un planeta con recursos limitados. Una de las pruebas era que el petróleo se iba a agotar y, casualmente, en 1973 estalló una crisis energética sin precedentes. Casi 50 años después, las advertencias del Club de Roma siguen vigentes, en un planeta sobrecalentado. En 1972, la población mundial era de 3.500 millones de personas; ahora son el doble y en el 2050 se espera llegar a los 10.000 millones.

Los autores advierten de que uno de los mitos más generalizados en la sociedad actual es la promesa de que el mantenimiento de los patrones prevalecientes de crecimiento llevará a la igualdad entre los hombres. En realidad, el crecimiento de población y capital ensanchan la "brecha" que existe entre ricos y pobres en el mundo y dicho patrón lleva a un "colapso desastroso". Añaden que el mayor impedimento para una distribución más igualitaria de los recursos mundiales es el crecimiento demográfico (según aumenta la población, la distribución es más inequitativa). La solución que proponen es dirigir el mundo a un crecimiento estacional (estable, con población y capital estables). Calculan una población estabilizada en 8.200 millones si se pusieran en marcha ya el control de natalidad en 1972 y el reemplazo familiar fuese efectivo en el 2000.

"No emprender ninguna acción para resolver estos problemas equivale a emprender una acción poderosa. Cada día que transcurre de crecimiento exponencial sostenido va acercándose el sistema mundial a sus límites últimos de crecimiento. La decisión de no hacer nada aumenta el riesgo de colapso. No podemos decir con certeza cuánto tiempo puede la Humanidad aplazar el inicio de controles deliberados de su crecimiento, antes de que pierda la oportunidad de controlarlo. No puede continuar cien años más. Debido a los regazos, si la sociedad global espera a que estos obstáculos se manifiesten claramente, habrá esperado demasiado", indican los autores. Advierten que "la Humanidad podría ahora iniciar una transición controlada y ordenada del crecimiento hacia el equilibrio global".

El libro se plantea esta pregunta: "¿Existen recursos suficientes para que pueda llevarse a cabo el desarrollo económico de los 7.000 millones de habitantes que se prevé que tendrá el mundo en el año 2000, a un nivel de vida razonablemente elevado?". La respuesta es: depende de la manera como las principales sociedades consumidoras de recursos traten algunas decisiones importantes que afrontar. Podían seguir aumentando el consumo de recursos conforme a la tendencia actual. Podrían aprender a recuperar y reciclar materiales desechados. Podrían desarrollar nuevos diseños para aumentar la durabilidad de productos derivados de recursos escasos. Podrían fomentar patrones económicos y sociales que satisficieran las necesidades de una persona, a la vez que minimizaran, en lugar de maximizar, las sustancias irremplazables que esa persona posea y desgaste. "Todas esas posibilidades implican sacrificios que son partícularmente difíciles en este caso porque conllevan la elección entre beneficios presentes y futuros", dice. Una de las soluciones es subir el precio de los recursos para hacerlos "antieconómicos" pero el aumento poblacional obligará a que el sistema se vea empujado a sus límites y al agotamiento de los recursos mundiales no renovables.

Según indican, el hombre se enfrenta a toda una gama de problemas que parecen intratables e inasibles: deterioro del medio ambiente, incontrolable expansión urbana, inseguridad de empleo, enajenación de la juventud, rechazo del sistema de valores de nuestra sociedad por parte de una proporción siempre en aumento de la población, inflación. Se trata de problemas que surgen en países en desarrollo, son complejos y actúan vigorosamente entre sí de una manera que aún nos resulta incomprensible. 

Dicen que el predicamento de la Humanidad es que somos capaces de percibir los síntomas individuales del profundo malestar de la sociedad; sin embargo, no podemos entender el significado y la interrelación de sus innumerables componentes y diagnosticar sus causas básicas, y por lo mismo, somos incapaces de planear respuestas adecuadas al caso. Dicen que hay que, ante la perspectiva cortoplacista, hay que introducir cambios profundos para rectificar la situación mundial antes de que sea demasiado tarde.

Advierten que 

1) Si se mantienen las tendecias de 1972 de crecimiento de la población mundial, industrialización, contaminación ambiental, producción de alimentos y agotamiento de los recursos, este planeta alcanzará los límites de su crecimiento en el curso de los próximos cien años. El resultado más probable sería un súbito e incontrolable descenso de la población y de la capacidad industrial.

2) Es posible alterar estas tendencias de crecimiento y establecer una condición de estabilidad ecológica y económica que pueda mantenerse durante largo tiempo. El estado de equilibrio global puede diseñarse de manera que cada ser humano pueda satisfacer sus necesidades materiales básicas y gozar de igualdad de oportunidades para desarrollar su potencial particular.

3) Si los seres humanos deciden empeñar sus esfuerzos en el logro del segundo resultado en vez del primero, cuanto más pronto empiecen a trabajar en ese sentido, mayores serán las probabilidades de éxito.


En primer lugar, el grupo aborda el concepto de "perspectivas humanas". Señalan que estas varían en tiempo y en espacio y todo interés humano se localiza en algún punto de la gráfica tiempo-espacio. Afirman que la mayoría de población del mundo se preocupa por cuestiones que afectan únicamente a su familia o a sus amigos en un período corto de tiempo. Otros ven más allá y en un área más amplia (una ciudad o un país). Muy pocos tienen una perspectiva global que se proyecte a un futuro muy lejano. Por ejemplo, la preocupación la próxima semana por la familia es enorme, lo mismo que los amigos, pero menos intensa para el país o mundo. El próximo año, esta preocupación continúa para la familia y amigos, pero se va diluyendo para un período de vida del sujeto o la vida de sus hijos.

Otro dato del que alertan es que el consumo de fertilizantes crece exponencialmente con un tiempo de duplicación de casi diez años. Su uso en 1972 era cinco veces mayor que en 1945.

Respecto a la población, el informe calculaba que la población urbana total aumente exponencialmente en las regiones menos desarrolladas del mundo y casi linealmente en las desarrolladas. En las menos desarrolladas, la población se duplica cada 15 años. Se esperaba pasar de 400 millones a 2.000 millones de habitantes urbanos en el Tercer Mundo y de 500 a 1.200 millones en las ciudades de las regiones más desarrolladas.

Respecto al ahorro, explican la diferencia entre crecimiento exponencial y lineal con el ejemplo de 10.000 dólares guardados bajo el colchón. En la versión mexicana, si una persona guarda diez pesos bajo su colchón, sus ahorros crecerán linealmente. Si después de diez años, invierte sus 100 pesos a una tasa de interés del 7 %, esos 100 pesos crecerán exponencialmente, con un tiempo de duplicación de diez años. Mediante estas explicaciones. pretendían concienciar a la gente de que un problema es mucho más problemático si crece de forma exponencial que lineal, en referencia al agotamiento de recursos y al crecimiento de la población.

Exponen que desde 1650 la población mundial ha crecido exponencialmente a una tasa de crecimiento que va en aumento. La población de 1970 ya superaba las previsiones de 1958 (a una tasa de incremento del 2,1 %, se duplicaría en 33 años). Y dieron en la diana porque su proyección estimaba 6.000 millones de habitantes en el 2000 (y, efectivamente, se alcanzaron ese año los 6.228 millones). Lo explican diciendo que mientras aumenta el promedio de fecundidad (proporción de la población que da a luz anualmente), disminuye el promedio de mortalidad (la proporción de la población que muere anualmente).

También tienen en cuenta la producción industrial mundial desde 1963. Ve un claro aumento exponencial a pesar de pequeñas fluctuaciones. Si la tasa media de producción total está creciendo al 7 %, la tasa por habitante es del 5 % anual. El resultado es que en 1970 ya había subido a 150 %.
Además, ven que está aumentando la inversión (nuevo capital añadido anualmente) mientras que disminuye la depreciación (capital desechado anualmente).

Aplicando esta tasa de crecimiento económico (PNB) a diversos países (Estados Unidos, Suecia, Reino Unido, Japón, Argentina, Ghana e India), observan que las tasas de crecimiento exponencial están ampliando la brecha económica que existe entre los países ricos y los pobres. USA pasó de 250 dólares per cápita en 1750 a 3.500 en 1970 mientras que India pasó de 30 dólares en 1850 a 100 en 1970. 
Lo que descubren es que el aumento de la población no se corresponde con el de la producción: Mientras la población de China crecía en 1970 un 1,5 % su PNB crecía solo un 0,3. Caso igual de dramático era el de India. donde el crecimiento poblacional era del 2,5 % y el PNB solo del 1%. Por contra, Estados Unidos crecía un 1,4 % y la tasa del PNB se disparaba un 3,4 % (con lo cual, había más riqueza a repartir), un caso muy parecido al de Alemania. Especialmente afortunado era Japón: aumentaba un 1% su población pero un 9,9 % su PNB (tocaba más a repartir).

Uno de los fallos predictivos del Club de Roma fue la extrapolación del PNB al 2000 (lo situaban al valor del dólar en 1968 pero no contaban con la gran inflación de 1973-1982). A China le calculaban 100 dólares per cápita y en el 2000 resultó tener entre 930 y 2.340.

Respecto a la alimentación, indicaron que América del Norte y Europa Occidental excedían el máximo de proteínas (sobre todo las animales) y calorías necesarias para satisfacer la vida diaria mientras que África Central, Pakistán, India y África, no llegaban a lo necesario. "Existe desigualdad en la distribución no solo entre regiones sino dentro de las mismas regiones", indicaba.

Otro dato que detectaron es que la tasa de crecimiento de la producción total de alimentos en las regiones no industrializadas del mundo es casi la misma que la de la población, de lo que se deduce que el bajo nivel de la producción de alimentos "per cápita" ha permanecido casi constante. En las gráficas se ve cómo aumenta la producción en África, Medio Oriente, Lejano Oriente y América Latina pero a cada habitante le sigue correspondiendo la misma cantidad de alimento a causa del aumento poblacional.

Los expertos también abordan la tierra cultivable. Señalan que el total de tierra cultivable que existe en el mundo es de unas 3.200 millones de hectáreas. La productividad de 1970 exigía 0,4 hectáreas de tierra cultivable por persona. Suponiendo que la población sostuviese su tasa de crecimiento, la tierra disponible se agotaría en el 2000 (si no se mejorase la productividad), se acabaría en el 2045 si se duplicase la productividad y en el 2070 si de cuadriplicase. Pero en todo caso, alertan, la tierra cultivable disponible disminuye porque a medida que la población crece se utiliza con fines urbano-industriales. Con este factor correctivo, la tierra para alimentos se agotaría en el 2000 (de no haber mejoras productivas), 2025 (si se duplicase la productividad) y 2050 (si se cuadriplicase). Los expertos ven demasiado suerte ir superando estos sucesivos "puntos críticos", pues cada vez será más costoso hacerlo.

Luego, pasan a examinar (mediante una simulación informática) las reservas de recursos naturales no renovables. Por ejemplo, el cromo se agotarían en una situación normal en 420 pero si su uso aumenta en un 2,6 %, se terminarán en 95 años. Aunque las reservas se quintuplicasen, solo quedaría para 154 años. Y aunque se pudiese reciclar, no quedará más que para 235 años. A medida que crecen los costos, se frena su uso y el material se reemplaza por otro. Incluso si un hallazgo duplicase las reservas, estas se agotarían muy rápido y el período de duración del recurso solo se prolongaría 20 pírricos años.

De ahí concluyen que "dadas las actuales tasas de consumo de los recursos y el aumento proyectado de las tasas, la gran mayoría de los recursos no renovables hoy importantes tendrán costos extremadamente elevados dentro de cien años".

Al carbón le dan 2.300 años (posible cifra errónea) de duración estática, al petróleo 31 años, al aluminio 100, al cobre 36, al hierro 240, el gas natural 38 y al oro 11. Si se quintuplicasen las reservas, el petróleo duraría 50 años y el gas natural 49.

Por otra parte, estudian la contaminación, de la que culpan directamente al ser humano de su aumento exponencial. En primer lugar, analizan el consumo de energía y PNB per cápita. Ven una importante correlación (al trazar la recta de regresión) entre el consumo de energía y lo que produce cada persona en cada país. Aunque EE.UU. consume el equivalente a 10.000 kilos de carbón por persona y un país pobre, menos de 1.000, se ve una clara línea de correlación. Las diferencias y dispersiones que pueda haber se explican por el clima, precios locales de los combustibles o la incidencia de la industria pesada.

Otra de las alerta que lanza (y que se reveló acertada) es la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera que sigue una línea exponencial desde 1860 y crece 1,5 partes por millón (ppm) al año. Calcularon 380 ppm para el año 2000 (actualmente es de 387; la tasa en el 2000 fue de 2 ppm, invariable desde 1998).

También alertaron de que el desecho térmico liberado sobre la cuenca de Los Ángeles (EE.UU.) estaba afectando ya al clima local.

Del mismo modo, alertaban del aumento de los residuos nucleares a la vez que subía la capacidad de generación nuclear (calcularon que se multiplicaría por 90 en 30 años).

La contaminación por desechos industriales y agrícolas también afectó a la concentración de sal en los lagos (como el de Ontario), lo que generó cambios químicos y un sospechoso descenso agudo y en picado de la pesca de trucas, gobios, sollos, arenques y otras especies. 

Además, analizan la acumulación de desechos orgánicos en el Mar Báltico, donde la circulación del agua es mínima, y se detectó la caída constante de concentración de oxígeno en el agua. En algunas zonas es cero, y no puede albergar vida.

Otro factor es el consumo de mercurio, que se usa para producir sosa cáustica y cloro, elementos que luego son liberados a la atmósfera crecientemente.

Y en Groenlandia, aumentan los depósitos de plomo en las capas profundas de la nieve. Delata la contaminación que emana de los tubos de escape de los coches.

Además, le siguen la huella del DDT (insecticida actualmente prohibido) en el medio ambiente. Aunque fue prohibido, los peces lo mantuvieron 11 años más (al ser parte de la cadena trófica, el DDT de los peces también llega al hombre y los pájaros) y hasta 1995 no desapareció.


SEGUNDA PARTE 

MODELOS Y SIMULACIONES INFORMÁTICAS

En la segunda parte del libro, analizan los posibles escenarios entre recursos del planeta y población.

Por ejemplo, sitúan varios escenarios posibles. En uno, la población aumenta hasta alcanzar la capacidad de sostenimiento y luego se mantiene estable a lo largo del tiempo. En otro modelo, la población sobrepasa la capacidad de sostenimiento y desciende levemente. En otro, la población sube y baja en función de si sobrepasa o no la capacidad de sostenimiento. Y en otro, los recursos se desploman rápidamente por el aumento descontrolado de la población y el número de habitantes se hunde en picado hasta alcanzar un nuevo equilibrio.

Relacionan el nivel de nutrición (en calorías vegetales) con la esperanza de vida para los hombres (comiendo miserablemente de 2.000 a 4.000 se rondan entre 30 y 50 años; a partir de 10.000, se rondan los 65 o 70 años; un aumento de consumo de alimentos es insignificante).

También  ven una relación entre las tasas de natalidad y el PNB per cápita. A medida que se aumenta el PNB y la riqueza personal, los nacimientos disminuyen. Lo mismo ocurre (es una tendencia comparable) con las familias que desean tener cuatro o más hijos (casi todas quieren tener familias grandes en países muy pobres, casi nadie en los países de renta media y un ascenso en aquellos que viven cómodamente).

Una de las gráficas más espectaculares aborda la evolución de cinco factores (recursos, alimentos, producción industrial, contaminación y población) combinados  dentro de una secuencia de tipo mundial entre 1900 y 2100. Dicen que todo crece exponencialmente hasta que la base de recursos, que disminuye con gran rapidez, lleva forzosamente a una pérdida de velocidad del crecimiento industrial. Hay "rezagos" y la población y la contaminación siguen aumentado algún tiempo después después de alcanzar el punto máximo de industralización. Finalmente, se detiene el crecimiento de la población porque aumenta la mortalidad por falta de alimentos y servicios médicos.

Según dicha simulación, el crecimiento se detiene mucho antes del 2100 (sin contar guerras o epidemias). "Con base a la hipótesis de que el sistema actual no sufrirá ningún cambio de importancia, el crecimiento industrial y el demográfico seguramente se detendrán a más tardar en el transcurso del próximo siglo XXI", dice el libro.

En otra simulación informática, los autores prueban a duplicar las reservas de recursos naturales. El resultado es alarmante porque la contaminación se dispara de modo exponencial. Según dicho modelo informático, la industrialización puede alcanzar un nivel superior que antes puesto que los recursos no se agotan con tanta rapidez. El problema es que la liberación de contaminación satura los mecanismos medioambientales de absorción, la cual se eleva con rapidez y genera un aumento de la tasa de mortalidad y la disminución de la producción de alimentos. Al final, los recursos se agotan a pesar de que había el doble que antes.

Por eso dicen que los recursos ilimitados no son la clave del crecimiento sostenido en el sistema mundial sino que para evitar el colapso hay que frenar la contaminación. 

En una tercera simulación, prueban a poner recursos ilimitados (mediante centrales nucleares) pero ni siquiera reciclando los materiales y duplicando los recursos se puede frenar la contaminación, que al crecer exponencialmente corta abruptamente los alimentos, población y producción.

Otro problema es que reducir la contaminación es muy costoso (hay un coste adicional a medida que se incrementa el volumen de desechos orgánicos a reducir). Esto también vale para la reducción de la contaminación atmósferica en una ciudad (a partir de cierto límite, mejorar un 15 % cuesta cuatro veces más).

Otra simulación aborda un modelo mundial con recursos limitados y el control de la contaminación. La idea es que las nuevas tecnologías reducen la contaminación industrial y agrícola, por lo que la población sigue creciendo hasta el límite máximo de tierra cultivable, momento en (sobre el 2070) que cae la disponibilidad de alimentos y el dinero invierte en la agricultura y lo retira de la industria.

Una nueva simulación prueba a usar recursos ilimitados pero con un control de la contaminación y un incremento de la productividad agrícola (con el doble de rendimiento medio de la tierra). En este caso, la población y la industria aumentan pero acaba generando una crisis de contaminación, que hunde la producción de alimentos y, al poco, la población.

En otro modelo, los recursos son ilimitados, hay un control de la contaminación y la natalidad está regulada perfectamente (control de natalidad voluntario) para evitar el problema de los alimentos. La población sigue creciendo lentamente pero la crisis de alimentos se aplaza solo uno o dos decenios. En cuanto la contaminación alcanza niveles intolerables, se hunde todo, esta vez cerca del 2100.

Otro modelo explora un escenario con recursos ilimitados, control de la contaminación, incremento de la productividad agrícola y regulación perfecta de la natalidad. Hay un reciclaje del 75 % y la contaminación se reduce al 25 %, los rendimientos de la tierra se duplican y se regula la natalidad. Aunque logra temporalmente una población constante con un ingreso mundial medio como EE.UU., todo se viene abajo porque el crecimiento industrial se frena al agotarse los recursos, la contaminación se acumula y bajan los alimentos (se desploman). Esto ocurría sobre 2070. Nuevamente, el resultado es que el fin del crecimiento se prevé para antes del 2100.

Los autores explican que no es difícil entender la manera como se presenta el colapso. En toda la red de circuitos de retroalimentación entrelazados que constituye el sistema mundial, tuvieron que introducir "rezagos" (efectos que salen a posteriori por un retardo: por ejemplo, desde que nace un niño se tardan 15 años en que sea fertil) y que solo son graves cuando hay cambios acelerados (como cuando pisas el freno a gran velocidad en una curva). Debido que actualmente experimentamos grandes cambios a mucha velocidad, los cambios podrían operar a través de los rezagos para retroalimentar cualquier parte del sistema antes de que se introdujese cualquier acción o política. La situación es peor cuando el crecimiento es exponencial (la población y el capital exceden los límites más allá de que el resto del sistema frene el crecimiento y la contaminación puede rebasar el punto crítico de peligro pero solo es detectado unos años después).

Parte 4. Sobre la tecnología

El libro señala que "las esperanzas de los optimistas tecnológicos se centran en la capacidad de la tecnología para desplazar o extender los límites del crecimiento de la población y del capital".

Los autores añaden que "hemos demostrado que en el modelo mundial la aplicación de la tecnología a resolver problemas aparentes de agotamiento de los recursos, contaminación o escasez de alimentos no tiene efecto alguno sobre el problema esencial constituido por el crecimiento exponencial en un sistema finito y complejo". Incluso los modelos más optimistas no impidieron la caída ulterior de la población y la industria y ninguno aplazó el colapso más allá del 2100.

Comentan el éxito de la Revolución Verde genera efectos sociales inesperados para los que no se puede hacer frente en 20 años. Recuerdan que hay problemas sin solución técnica como la carrera armamentística, las tensiones raciales o el desempleo. Un problema sin solución técnica podría poner fin al crecimiento de la población y del capital.

Los autores mencionan la caza de ballenas: si se agotan, también se acaban los balleneros, es preferible aceptar unas tasas de pesca (a medida que se matan las manadas, es más difícil encontrar supervivientes por muy potentes que sean los barcos). Se debaten entre aceptar el límite natural de crecimiento o superarlo con la esperanza de que haya otro salto tecnológico para seguir creciendo.

Recalcan que "nadie puede afirmar que el crecimiento material del planeta pueda continuar indefinidamente. El hombre todavía puede elegir sus límites y detenerse cuando desee, con tal de debilitar algunas de las presiones más fuertes que provocan el crecimiento del capital y la población, o de instituir contrapresiones (no del todo agradables y que implicarán cambios profundos en las estructuras sociales y económicas), o las dos cosas". Una vez superados los límites, las presiones ajenas a la voluntad del hombre frenarán el crecimiento y, según los modelos, estas pueden ser peores que las que la sociedad elija para sí misma.

Recalcan que la tecnología no lo resuelve todo (aunque la gente crea que sí) y que no puede ser la solución última a todos los problemas porque distrae la atención del problema de base (el problema del crecimiento en un sistema finito) e impide que hagamos una acción efectiva para resolverlo.

Parte 5. El estado de equilibrio general

Los autores recalcan que los circuitos positivos de retroalimentación que operan sin freno alguno (la población y el capital industrial) generan el crecimiento exponencial. Estos se contrarrestan con circuitos negativos de retroalimentación (por ejemplo, la natalidad se contrarresta con la mortalidad). Lo que proponen es igualar los nacimientos con las defunciones para hacer un mundo sostenible.

Por eso presentan uno modelo mundial con población estabilizada, en la que se igualan la tasa de natalidad y mortalidad mientras que el capital industrial sigue sin control generando el crecimiento exponencial de productos, alimentos y servicios. El agotamiento de los recursos acaba por originar un colapso súbito del sistema industrial. Eso ocurriría entono al 2030 o 2050, tras alcanzar un "pico" máximo de producción seguido de una caída en picado. Lo único bueno es que la población sigue estable.

En el siguiente modelo, la población y el capital están estabilizados. Se restringe el crecimiento del capital (se iguala la inversión a la depreciación). Ahora el crecimiento de la población se detiene y se estabiliza temporalmente. Sin embargo, la población y el capital son tan elevados que agotan aceleradamente los recursos puesto que no se han adoptado tecnologías para conservarlos. La producción industrial decae ante la falta de recursos y la eficiencia de capital, también al tener que usar más para generar producción utilizable. Este modelo establece un colapso entorno al 2100 pero los efectos ya se notan en el 2060 y es el que más se parece a la situación actual.

Finalmente, proponen un modelo mundial estabilizado (I) en el que los recursos se estiran más allá del 2100. Se aplican unas políticas de regulación del crecimiento (estabilización de la población, reducción del consumo, mayor educación en salud, reducir la contaminación un 75 %, alimentos suficientes para "toda" la población, enriquicimiento del suelo, distribución del capital hacia alimentos, reciclaje y control de la contaminación) y se añaden políticas tecnológicas para producir un estado de equilibrio sostenible en un futuro lejano. En este modelo estacionario, aún se produce el triple que en 1970.

En un segundo modelo estabilidado (II), con un control de la población, y sin tantas restricciones, hay un ligero aumento de todos los factores a medida que lentamente se agotan los recursos.

En otro modelo, si se introducen las políticas de estabilización en el año 2000, la población y el capital industrial alcanzarán niveles tan elevados que generan escasez de alimentos y de recursos aún antes del 2100 (sobre el 2060).

Estos serían los niveles del estado de equilibrio global:

1) Que el tamaño de la planta de capital y de la población sean constantes.

2) Que todas las tasas de insumos y productos (natalidad, mortalidad, inversión y depreciación) se mantengan a un nivel mínimo.

3) Que los niveles de capital y de población y la relación entre ambos se fijen de acuerdo con los valores de la sociedad.

Dicen que ese tipo de equilibrio no significa estancamiento. 

Creen que podría seguir el crecimiento indefinidamente sin degenerar el planeta. La gente podría dedicarse al arte o la música, o los deportes y la religión o la vida social, una vez que se ha generado un excedente de producción y se cubrieron las necesidades de alimento. Pero generalmente cuando hay un aumento de ocio (en el mundo real, eso no se traduce en la reducción de la jornada a la mitad para todos, sino el despido para la mitad, como dijo Russell. Las horas, efectivamente, son las mismas)

Entre los descubrimientos clave para mantener una sociedad de estado estable:

- Nuevos métodos de recolección de desechos (reciclaje) para reducir las tasas de agotamiento de recursos y minimizar la tasa de depreciación del capital

-  control de la energía solar (libre de contaminación)

- control natural de las plagas (por interrelación ecológica)

- avances médicos que reduzcan la mortalidad

- anticonceptivos (para igualar la natalidad a la mortalidad)