viernes, 13 de agosto de 2010

Caliente, plana y abarrotada (Friedman, 2010) / Hot, Flat and Crowded

Resumen: "Caliente, plana y abarrotada" (Thomas L. Friedman, 2010) 

 "Hot, Flat and Crowded"

Ver el resumen original y actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2010/08/caliente-plana-y-abarrotada-friedman.html

Sociología, cambio social y estructura económica, globalización y cambio climático.

Autor del resumen con anotaciones: E.V.Pita (2010-2012), licenciado en Sociología y Derecho.

Título: "Caliente, plana y abarrotada"
Subtítulo: "Por qué el mundo necesita una revolución verde.

Titulo original: "Hot, Flat, and Crowded 2.0"
Subtítulo original: Why We Need a Green Revolution - And How it Can Renew America

Autor: Thomas L. Friedman

Fecha de publicación: 2008-2009
Publicación en España: 2010
Editorial: Planeta

Link de interés:
http://www.thomaslfriedman.com/files/hot_flat_and_crowded_guide.pdf


ÍNDICE
PARTE 1... Cuando el mercado y la madre naturaleza descarrilaron
-Por qué Citibank, los bancos de Islandia y los bancos de hielo de la Antártida se derrumbaron al mismo tiempo.
-Tan necios como queramos ser
-La Re-generación

PARTE 2... Dónde estamos
-Estamos a 1 del 1 de la ECE y el clima es caliente, plano y abarrotado.
-Nuestras copias en papel carbón (demasiado estadounidenses)
-Lléneme el depósito de dictadores, por favor
-La anomalía global
-La Edad de Noé
-La pobreza energética
-La nueva bandera roja, blanca y azul es verde.

PARTE 3.... Cómo avanzar
-205 maneras fáciles de salvar la Tierra
-El Internet de la Energía: cuando la TI coincide con la TE
-La Edad de Piedra no se acabó porque se agotasen las piedras.
-Si no es aburrido, no es verde
-Un millón de Noés, un millón de arcas
-Superar a Al-Qaeda apostando por lo verde (o "Compra uno y llévate cinco")

PARTE 4.... China
-¿Puede la China roja convertirse en la China verde?

PARTE 5... Estados Unidos
-China por un día (pero no por dos)
-¿Una China democrática o una república bananera?

Resumen con anotaciones.

La Tierra es caliente, plana y abarrotada, de Thomas L. Friedman autor de la Tierra es plana.
Es una teoría de la globalización (ver novedades en facultad de Sociología de Coruña).

Puntos débiles: el autor dice que el ascenso de la clase media en países emergentes como China y la India ha incrementado el consumo de energía, que es mayor porque esos países copian modelos de desarrollo anticuados e ineficientes de aprovechar la energía fósil o eléctrica. Friedman dice que todos quieren ser americanos, precisamente los que más energía gastan y que eso no puede ser, no porque desee que los demás sean pobres sino porque once Américas en el mundo en vez de las dos actuales (Norteamérica y Europa) agotarán los recursos de un planeta superpoblado y con algunas fuentes energéticas a punto de agotarse como el petróleo. Es decir, que, según sus previsiones, el mundo está abocado al desastre si todos quieren consumir al estilo americano. Por ello, dice que los americanos deben dar ejemplo y diseñar sistemas para aprovechar mejor la energía. Habla de placas solares, etc... pero no menciona la nuclear ni la de fusión de hidrógeno.

También estudia las dictaduras del petróleo y mantiene una dudosa teoría: si los precios del petróleo suben, baja la democracia y, a la inversa. En tiempos de petróleo barato hay más países democráticos o progresistas que cuando el precio del barril es caro. Esta teoría solo la aplica a los países productores y en desarrollo, no a Europa ni EEUU. Su argumentación es un poco floja y aunque quiere demostrar la correlación en unas gráficas en plan 2005, el precio del barril a 70 dólares y el presidente de Irán, amenaza con destruir Israel, etc... o que Barheim se ha convertido en una monarquía parlamentaria porque ya no tiene petróleo. Pero estas anécdotas no se pueden tomar como una correlación científica respecto al precio del petróleo. En su teoría, se le escapan algunos detalles como que España entró en democracia en 1977 cuando los precios del petróleo estaban altos y que en los 80 le siguió toda America Latina, cuando los precios no bajaron a su mínimo hasta los 90. Si alguien quisiera defender la teoria contraria, probablemente con los mismos datos lo lograría.
[Nota del lector: Hay que tener en cuenta que Friedman se dirige al público norteamericano, por lo que dice que EE.UU. tiene en su mano dar ejemplo y contribuir al cambio climático. Si el lector hace la prueba y elige al azar una página y sustituye la palabra EE.UU. cada vez que sale por cualquier otro país, como Francia o Alemania, o Inglaterra, Brasil, Rusia..., se dará cuenta de que su discurso chirría].

Enlaces: http://www.thomaslfriedman.com/

Twitter de Tom Friedman (2009): http://twitter.com/tomfriedman

Lectura gratuita del capítulo 1 de "Hot, flat and crowed" (segunda edición, en inglés):
http://www.thomaslfriedman.com/files/hot_flat_2.0_chap1.pdf

Lectura gratuita del capítulo 2 de "Hot, flat and crowed" (segunda edición, en inglés):
http://www.thomaslfriedman.com/files/hot_flat_2.0_chap2.pdf

En el capítulo 7, Friedman habla de la anomalía global que supone el cambio climático.

En el capítulo 8, el autor nos recuerda que hay muchas especies en extinción y que el responsable del diluvio somos nosotros, los contaminantes medioambientales. Por eso hay que crear arcas para salvar la biodiversidad, que genera servicios como reserva de oxígeno, plantas curativas contra enfermedades desconocidas, previenen la erosión. El problema, dice el autor, es que los países pobres salen de la pobreza pero a costa de destruir su hábitat porque la población ha crecido y consume más energía. El aumento del coste de las materias primas obliga a desforestar bosques tropicales para cultivar biocombustibles. El resultado es que asistimos a una extinción masiva de especies. Friedman dice que la naturaleza no nos necesita pero nosotros a ella, sí.

En el capítulo 9, Friedman estudia la pobreza energética en el mundo, ya que hay 1.600 millones de personas sin acceso a electricidad. En Nigeria solo funcionan 19 de las 79 plantas eléctricas. La falta de electricidad deja a gran parte de África sin Internet, lo que supone una gran desventaja y abre una brecha que crece de forma exponencial. El cambio climático agrava la situación porque se necesita energía para bombear agua a los campos. Pero en la India han conseguido llevar electricidad a los pueblos y algunos ingenieros han vuelto allí para crear sus negocios. En África se han visto gran interés de los niños en aprender cuando disponen de ordenadores baratos con software educativo. La mejora del rural podría aliviar la sobrecarga de las megalópolis como Bombai o Calcuta.

En el capítulo 10, Friedman dice que pronto empezaremos a pagar el coste real de las energías, lo mismo que nuestros hijos porque ya no queda nada que talar ni campos donde echar la basura. Es necesario generar electrones limpios mediante sistemas de energía renovables. Dice que hay que sustituir el sistema de combustión sucia por un sistema de energías alternativas. Pero ahora mismo ninguna cumple los requisitos de energía limpia, barata y abundante. De lo contrario, de la especie humana solo quedará que fue un experimento biológico de nefasto recuerdo. Cree que lo verde debe firmar parte de la geoestrategia de Estados Unidos y que lídere los proyectos de innovación tecnológica en soluciones ecológicas. Y pone como ejemplo el Toyota Prius que genera electricidad al moverse.
Friedman cree que tarde o temprano aparecerá una energía alternativa barata, eficiente, fácil de conseguir y cómoda. La cuestión, como todo, es que necesita ser adaptada a un tamaño rentable más otros 25 años para iniciar la comercialización. El autor recuerda que el teléfono móvil o el ordenador eran caros y enormes aparatos que ahora caben en la palma de la mano, lo que también podría pasar con las energías.
Hace un repaso a las energías alternativas: las pilas de combustión por hidrógeno fueron inventadas hace 160 años pero nadie las ha comercializado aún. Friedman ve prometedora la energía solar que calienta calderas de agua y el vapor produce la electricidad. Este sistema ya funciona en España, es limpio pero todavía caro. Respecto a las placas solares, el problema es que no hay baterías para almacenar la energía los días de mal tiempo. Y la energía eólica aún es cara, según Friedman. En todo caso, En el 2050 el 55% de la energía aún será fósil.
Y aunque se encontrase una energía limpia y barata habría que conservería el entorno impidiendo que no se agotasen los recursos con restricciones a la velocidad de los cocgesbo la prohibición de encender las luces por la noche en las oficinas vacías.
Posteriormente, Friedman pone el ejemplo del Senhor Verde de Brasil que ara el Amazonas con un tractor inteligente que planta solo el número de plantas capaz de crecer en un metro cuadrado para optimizar la cantidad de fertilizante exacto y así no contamina el río. Y, a mayores, pone un hotelito.
Finalmente, el autor cuestiona la fórmula de Google de que vale cualquier energía que sea más barata que el carbon pero Friedman replica que eso no basta y que es necesario algo más: que sea sencilla, de fácil obtención y ante todo limpia.
En el capítulo 11, Friedman cuestiona que haya una revolución verde más bien una fiesta verde donde todos se disfrazan de ecologistas y todos gana pero nadie está dispuesto a perder nada. Por eso, los agricultores aceptan cobrar subvenciones por cultivar biodiesel que no eliminan la huella de carbono, o las fabricas proponen enterrar CO2, o las revistas publican las 20 formas de ser más ecológico. Pero no hay minguna solución fácil porque cada día el mundo consume el equivalente a 10 millones de barriles de petróleo. Para Friedman será inevitable un cambio sistémico de la energía, lo que implicará sacrificios a los que tienen mayor nivel de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada