lunes, 26 de junio de 2017

"De cero a uno", de Peter Thiel (2014)

Resumen del libro "De cero a uno", de Peter Thiel (2014)


Resumen original y actualizado en:

Autor del resumen: E.V.Pita, doctor en Comunicación Social y licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, emprendedores, tecnología, negocios, Internet

...................................................................................................................

Título: "De cero a uno"

Subtítulo: "Cómo inventar el futuro"

Título en inglés: "Zero to One"

Autor: Peter Thiel con la colaboración de Blake Masters

Edición en inglés; 2014

Edición en español: Centro Libros PAPF, Grupo Planeta, Barcelona, 2015

Número de páginas: 174

...................................................................................................................

Biografía oficial del autor (hasta 2015)

Peter Thiel es un emprendedor tecnológico y un conocido inversor por ser el cofundador de PayPal, También cofundó la firma de análisis de datos Palantir Technologies, se convirtió en el primer inversor de Facebook, proporcionó financiación para compañías como SpaceX, Linkedin, Yelp y Spotify, y creó la Fundación Thiel que promueve a visionarios sobre la tecnología del mañana.

Ha aparecido en 60 Minutes, CNBC, CBS Sunday Morning, Bloomberg News y ha sido presentado en The New Yorker, The Wall Street Journal, Forbes, Fortune, The Atlantic, USA Today y BusinessWeek, entre otros medios.

Blake Masters, por su parte, es cofundador de Judicata, una start up de tecnología que diseña herramientas para la investigación y análisis jurídicos. Como Peter, Blake Masters se licenció en Derecho por la Universidad de Stanford.

...................................................................................................................

Texto de la contraportada

"El próximo Bill Gates" no diseñará un sistema operativo. Los próximos Larry Page o Sergey Brin no crearán un motor de búsqueda. Y el siguiente Mark Zuckerberg no inventará una red social. Si vas a copiar a estos chicos, es que no has aprendido de ellos.

Hacer lo que ya sabemos lleva al mundo de 1 a n. Genera un progreso horizontal añadiendo más de lo mismo, Cada nueva creación, sin embargo, va de 0 a 1, es vertical e implica hacer algo que nadie ha hecho antes. Si coges una máquina de escribir y construyes cien, has hecho un progreso horizontal. Si coges una máquina de escribir y construyes un procesador de textos, has hecho un progreso vertical. Este libro trata de cómo llegar allí".

(Sigue en la solapa posterior)

"La palabra que define progreso horizontal es globalización: coger cosas que funcionan en alguna parte y hacer que funcionen en todo el mundo. China es el ejemplo perfecto de la globalización. Ha copiado todo cuanto ha funcionado en el mundo desarrollado, desde las vías férreas del siglo XIX, al aire acondicionado del siglo XX, y hasta ciudades enteras.

La palabra idónea para vertical, el progreso de 0 a 1, es tecnología. El acelerado progreso de la tecnología de la información en décadas recientes ha convertido a Silicon Valley en la capital mundial de la tecnología. Pero la tecnología no tiene por qué limitarse a los ordenadores. Cualquier sistema innovador y mejor de hacer las cosas es tecnología. Y no hay razón alguna por la que el futuro sólo pueda acontecer en Stanford o en una universidad, o en Silicon Valley,

Desde el conocimiento que Peter Thiel ha adquirido como cofundador de PayPal y Palantir, y como inversor en cientos de startups, entre las que figura Facebook y Space X, este libro aborda las preguntas que debes plantearte y responder para triunfar en la empresa de hacer algo nuevo. No es un manual o un registro de conocimientos, sino un ejercicio de pensamiento. Porque eso es precisamente lo que una startup debe hacer; cuestionar las ideas preconcebidas y repensar el negocio desde cero."

...................................................................................................................

ÍNDICE

Prefacio: De cero a uno

1. El desafío del futuro

2, Festeja como si fuera 1999

3. Todas las compañías felices son diferentes

4. La ideología de la competencia

5. La ventaja de ser el último en mover ficha

6. Tú no eres un billete de lotería

7. Sigue el dinero

8. Secretos

9. Fundaciones

10. La mecánica de la mafia

11. Si la construyes, ¿vendrán?

12. Hombre y máquina

13. Ver verde

14. La paradoja de los fundadores


Conclusión: ¿estancamiento o singularidad?


...................................................................................................................

RESUMEN

El autor defiende los monopolios porque, con la tranquilidad que no da tener que competir con nadie, puede invertir sus beneficios en innovar. Cree que la competencia no es tan buena como dicen porque se trata de un juego de suma cero donde no hay beneficios; en realidad la competencia perfecta equivale a ventas sin beneficios pues los que no pueden competir son rápidamente sustituidos por otros que ofrecen lo mismo al mismo precio. En cambio, en un sistema sin competencia, las cosas van mejor y hay muchos beneficios que se pueden reinvertir en grandes ideas innovadoras, algo que los que están atrapados en un sistema de competencia perfecta no se pueden permitir.

Peter Thiel considera que Google trata de pasar desapercibido como monopolio, al alegar que sus distintas divisiones (coches autónomos, ingresos por publicidad en buscadores,...) no suponen una posición de dominio en el mercado. Pero sus enormes beneficios le permiten apostar por nuevos productos innovadores (caso del coche autónomo) aunque generen pérdidas pero que los inversores ven como futuras y jugosas ganancias en el futuro,

 En todo caso, ha sido la patente del sistema operativo para smartphones, el IOS de iPhone lo que sí le ha dado el monopolio a esta compañía hasta al punto de convertirse en un gigante que superó en ventas a Microsoft y Google juntos.

Otro de los episodios que aborda Thiel fue la burbuja de las empresas punto.com y el estallido en el año 2000. Dice que tanto él, como fundador de PayPal, como su competidor Elon Musk, cuya oficina estaba situada a unos bloques de la suya, se reunieron en una cafetería neutral y acordaron fusionar sus empresas de pagos por Internet para evitar irse a la quiebra pues temían un pronto estallido de la burbuja de Internet. Fue una sabia decisión porque eran de los pocos que realmente estaban haciendo un producto real y útil que aún así daba pérdidas. Para captar un millón de clientes PayPal tuvo que pagar diez dólares por inscribirse hasta que lograron una masa crítica. El autor señala que la gente ya ganaba dinero (o al menos, su empresa era valorada en un dineral) por el mero hecho de anunciar un proyecto sin tener nada hecho. Cada día se anunciaban nuevas empresas que valían una fortuna sin nada que presentar. Tarde o temprano aquello iba a reventar.

También aborda la actitud que debe tener un trabajador en Silicon Valley. Él rechaza a los vendedores de traje y corbata porque considera que hay que vestir con camiseta y lucir un buen logo inscrito como marca. Pone como ejemplo a Elon Musk, que lleva inscrito "Comes to Marte" (su gran proyecto) mientras que otros vendedores van de corbata y no inspiran tanta confianza porque "sabes que viene a vender algo". También quiere que los trabajadores de su empresa encajen y sean amigos y tengan algo de que hablar fuera del trabajo. No quiere los mejores expedientes, gente con talento pero que fuera del trabajo no se hablan porque no tienen nada en común o simplemente actúan de forma profesional pero que no dan el perfil de innovador. En cambio, él elige a gente con talento que se sienta a gusto trabajando, incluso que se divierta y que pase muchas horas en el trabajo porque, en realidad, es un hobby y tus compañeros son amigos con los que gustas pasar mucho tiempo.

El autor también examina la evolución de los fondos de inversión como modo para hacer dinero pero considera que es difícil encontrar cinco fondos que realmente sean monopolios y ganen montañas de dólares. Señala que la "ley potencial" promueve que haya fondos realmente ganadores porque encuentran esas minas de oro. E insiste en que es en la no-competencia, en basar el negocio en un producto único y nuevo que tenga el monopolio, donde se generan montañas de dinero.

Respecto a los países considera que estos son optimistas definidos (Estados Unidos entre 1929 y 1960), optimistas indefinidos (Estados Unidos desde 1960 a 2017), pesimistas definidos (China) y pesimistas indefinidos (Europa desde 1970). En el primer grupo, encontramos un país que creía en el progreso y los grandes proyectos (pone como ejemplo, que un mero ciudadano propuso crear un lago en la bahía de San Francisco y su proyecto tuvo mucho respaldo de prensa y gobierno aunque fue desechado por motivos técnicos pero hoy, si un ciudadano propusiese lo mismo, todo el mundo se reiría de él o ni le dejarían hablar). Esta propuesta de megaproyectos pudo enviar un hombre a la Luna o crear Internet.
En el segundo grupo está el Estados Unidos posterior a 1970 donde no hay grandes proyectos tecnológico sino un estancamiento. Apenas hay innovaciones dignas de asombro. Nadie va a invertir ni va a poner a trabajar a ingenieros en un coche volador o una colonia en Marte sino que los mejores cerebros se vuelcan ahora en las finanzas o la abogacía.
En el tercer grupo está China, país cuyos ciudadanos ahorran porque temen al futuro, a pesar de tener un crecimiento del 10 % anual (partió de niveles muy bajos). Todos los países temen que China domine el mundo, menos ellos mismos, que no confían en lograrlo. comenta el autor.
En el cuarto grupo estaría Europa, anquilosada por la burocracia de Bruselas y que sobrevive sin prever el futuro, esperando que llegue el día final de su declive, dice Thiel.

A raíz de estas clasificaciones, Peter Thiel critica a autores como Malcom Gladwell ("Outliders"o "Fueras de Serie") el hecho de que su libro atribuya al factor suerte (de nacimiento) que Bill Gates o Steve Jobs naciesen en una época determinada (los años 50-60) y un lugar concreto (Silicon Valley) que los puso en la mejor posición para hacerse ricos, Para empezar, Thiel sostiene que el propio Gladwell pertenece a esa generación que  creció en los años 50, donde los niños veían por la televisión cómo el mundo progresaba a pasos agigantados, por lo que pensaron que estaba todo hecho. Por eso, Maxwell valora más la suerte que el esfuerzo y dice que Bill Gates o Steve Jobs pertenecían a una generación que tuvo la suerte de nacer en el lugar indicado en la fecha indicada. Pero Thiel replica que en PayPal, solo había un norteamericano nacido en el país y que era un "friki" que prefería ganar tres veces menos que en Wall Street. Eso quiere decir que los demás no tuvieron la suerte de nacer en USA en el momento adecuado pero que, sin embargo, lograron grandes éxitos por su esfuerzo. Recalca que no hay suerte sino causa y efecto, hay que tener todo en orden (como decía el noruego que alcanzó el Polo Norte) y no confiar nada a la suerte.

Theil cree que a cada fracaso o éxito tecnológico hay que hacerse las siguientes preguntas:

1 - La cuestión de la ingeniería: ¿Puedes crear tecnología punta en lugar de mejoras incrementales?

Sostiene que la verdadera innovación no es hacer más de lo mismo y mayor cantidad, sino algo totalmente distinto. Innovar no es copiar, solo es un progreso horizontal, el 1 al n. Por ejemplo, la globalización fue una innovación horizontal que conectó a vendedores y consumidores del mundo pero no aportó nada realmente nuevo.

2 - La cuestión de los tiempos: ¿Es el momento adecuado para crear tu empresa?

Thiel señala que no se trata de entrar a competir sino que basta con hacerlo el último pero cuando ya se han resuelto todos los problemas tecnológicos y la empresa puede crecer durante años o décadas.

3- La cuestión del monopolio: ¿Vas a empezar con una cuota de mercado pequeña o grande?

Una empresa innovadora puede pensar en una pequeña cuota de mercado (Facebook y los estudiantes de la universidad de Harvard y alcanzar 1.000 millones de usuarios). A veces de nada vale que una gran empresa planifique para vender un producto a millones de clientes si el producto no tiene tal enganche; por eso PayPal apostó por unirse a eBay y quedarse en 3 semanas con el 25 % de los usuarios (obtuvo miles de clientes de una tacada porque les ofreció un producto útil). Otro ejemplo, es el de Xanadú, nacida como red de ordenadores en los años 60, y que treinta años cerró, justo cuando su web empezaba a ser conocida. Habia nacido antes de tiempo y tenía un efoque erróneo del negocio.

4 - La cuestión de las personas: ¿Tienes el equipo adecuado?

Thiel no quiere talentos profesionales que van a lo suyo sino "amigos" con talento que trabajen duro y se diviertan con su trabajo.

5. La cuestión de la distribución: ¿Tienes un modo no solo de vender sino colocar tu producto?

Una de las cuestiones que comenta Thiel es que un par de contratos millonarios valen más que miles de vendedores. Si Musk le coloca un par de contratos de mil millones de dólares a la NASA para sustituir su transbordador espacial es sin duda mejor que las pequeñas ventas. Estos megaacuerdos merecen que el consejero delegado esté 25 días al mes negociando y comiendo con otros superjefes.

6. La cuestión de la durabilidad: ¿Puedes defender tu posición en el mercado a diez o veinte años vista?

Se refiere a casos como Twitter que pronto alcanzaron los 250 millones de usuarios y que, sin hacer nada, seguirá teniendo un negocio estable durante muchos años.

7. La cuestión del secreto: ¿Has identificado una oportunidad única que el resto no ve?

En el caso de PayPal, se dio cuenta de que estos pagos electrónicos seguros tenían un gran mercado. Por su parte, Amazon empezó como distribuidora de libros y luego extendió su negocio a cedés y luego a cualquier otra mercancía.
También analizó el caso exitoso de Tesla, de Elon Musk, al entender que él entró en el negocio de las tecnologías limpias o verdes en el momento adecuado y con una tecnología aceptable. Otras compañías se desplomaron porque estaban "muy verdes" y no contaban con toda la tecnología para satisfacer al comprador de los coches eléctricos. Sin embargo, Musk decidió que en ese negocio no podía contar con proveedores y que debía generar toda su cadena de montaje, distribución y ventas, Dominaba todo el proceso: componentes, montaje, ventas, suministro eléctrico, creación de electricidad solar.... [nota del lector: es un poco la versión de Zara que controla todo el proceso de montaje y venta y ¿quizás el cultivo de algodón ?]

Thiel también reflexiona sobre la cultura "nerd" de los empollones de clase. Muchos eran abstraídos, retraídos, sin apego social pero quienes se hallaban en un término medio fueron los que pudieron sobresalir y ganar mucho más dinero del soñado. Comenta como chiste que los "nerds" de PayPal eran fans de la capitalista "La Guerra de las Galaxias" en vez de la comunista "Star Trek".

El autor, en las páginas finales, estudia los modelos de evolución de la humanidad o el mercado. Puede tener ciclos de contracción y expansión, una extinción, un estancamiento y un despegue exponencial (la singularidad). Opina que el tema de la extinción o el dominio de las máquinas sobre el hombre es una preocupación que hay que dejarla para el siglo XXII, mientras que ve más posibilidades de los otros tres escenarios. En cuanto a la singularidad vaticinada por el ingenerio Ryan Kurzwell, lo que dice es que es una posibilidad que está ahí.

lunes, 19 de junio de 2017

"¿Quién domina el mundo?", de Noam Chomsky (2016)

Resumen del libro "¿Quién domina el mundo?", de Noam Chomsky (2016)


Resumen original y actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2017/06/quien-domina-el-mundo-de-noam-chomsky.html

Resumido por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, ciencias políticas, relaciones internacionales, poder mundial, orden mundial

............................................................................................................................

Título: "¿Quién domina el mundo?"

Título en inglés: Who Rules the World?

Autor:  Noam Chomsky

Fecha de publicación en inglés: 2016

Fecha en español: Ediciones B,  Barcelona, 2016,

Número de páginas: 388

............................................................................................................................

Biografía del autor Noam Chomsky (hasta 2017)

Noam Chomsky es profesor emérito del Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT. Se le atribuye el haber revolucionado el campo de la lingüística moderna. Es asímismo autor de numerosas obras políticas de gran éxito, entre ellas los best sellers Hegemonía o supervivencia (Ediciones B, 2004), Estados fallidos (Ediciones B, 2007), Ambiciones imperiales, Lo que decimos se hace y Esperanzas y realidades.

............................................................................................................................

Texto de la contraportada

"¿Quién domina el mundo?, encarnizado, implacable y meticulosamente documentado, proporciona la explicación indispensable de los conflictos y peligros clave de nuestro tiempo que siempre espera de Noam Chomsky.

En un análisis incisivo y concienzudo de la presente situación internacional, Chomsky argumenta que Estados Unidos, por medio de sus políticas predominantemente militaristas y su ilimitada devoción por mantener un imperio de escala mundial, está arriesgándose a una catástrofe que destrozaría los bienes comunes del planeta. Recurriendo a una amplia variedad de ejemplos, desde el programa en expansión de asesinatos mediante drones hasta la amenaza de una guerra nuclear, pasando por los puntos críticos que representan los conflictos de Irak, Irán, Afganistán e Israel-Palestina, Chomsky ofrece reflexiones inesperadas y cargadas de matices sobre el funcionamiento del poder imperial en un planeta cada vez más caótico.

De paso, el autor proporciona un brillante estudio acerca de cómo las élites de Estados Unidos han ido aislándose cada vez más ante cualquier restricción que la democracia pretenda imponer a su poder, Mientras la mayor parte de la población es empujada a la apatía -desviada hacia el consumismo o el odio al vulnerable-, a las corporaciones y los ricos se les permite, cada vez más, hacer lo que les plazca"

............................................................................................................................

ÍNDICE

1. La responsabilidad de los intelectuales, el retorno

2. Terroristas buscados en el mundo entero

3. Los memorandos sobre la tortura y la amnesia histórica

4. La mano invisible del poder

5. Causas y consecuencias del declive estadounidense

6. ¿Está acabado Estados Unidos?

7. Carta Magna, su destino y el nuestro

8. La semana en la que el mundo contuvo la respiración

9. Contexto y consecuencias de los Acuerdos de Oslo

10. La víspera de la destrucción

11. Las opciones reales en el conflicto Israel-Palestina

12. "Nada para los demás": la guerra de clases en Estados Unidos

13. ¿Seguridad de quién? Washington se protege a sí mismo y al sector empresarial.

14. Atrocidad

15. ¿A cuántos minutos de la medianoche?

16. Los altos el fuego que nunca se cumplen

17. Estados Unidos es un destacado Estado terrorista [según Chomsky]

18. El paso histórico de Obama

19. Dos formas de verlo

20. Un día en la vida de un lector de The New York Times

21. "La amenaza iraní": ¿cuál es el peligro más grave para la paz mundial?

22. El Reloj del Apocalipsis

23. Amos de la humanidad

............................................................................................................................

RESUMEN

Comentarios iniciales: Chomsky es un autor estadounidense muy crítico con las políticas internacionales de su país porque considera que las élites se han alejado del ideal democrático y de libertad que luego defienden en otras partes del mundo en función de sus intereses. En este libro, cuenta las supuestas argucias de EE.UU. para controlar todo el planeta tras ganar la Segunda Guerra Mundial y siguiendo un plan establecido por el presidente Roosevelt. No libra nadie de su dedo acusador: a Bush hijo por invadir Irak sin motivo alguno y legalizar poco menos que la tortura con los disidentes extranjeros en Guantanamo y otras prisiones secretas en países de Oriente, y a Obama por promover asesinatos selectivos de los enemigos fundamentalistas mediante ataques con drones y comandos de élite de sospechosos sin un juicio previo (en referencia a Osama Bin Laden). Cree que el pueblo americano ignora estas operaciones secretas, Todo para asegurarse el dominio del mundo, algo que cada vez se torna más difícil porque hay nuevos actores emergentes en el juego.

Tras la lectura del libro, uno toma consciencia del gran poder que tiene Estados Unidos como la mayor potencia del mundo conocido, capaz de intervenir (discretamente o por las bravas) en cualquier país que se aleje de sus líneas maestras. Chomsky o Stiglizt han ido desentrañando poco a poco las políticas maestras que explican por qué el FMI exprime a los países endeudados y les obliga a adoptar un libre comercio ultraliberal que no siempre les conviene a los más pobres (o que directamente los arruina). Detrás de todo estarían, según Chomsky, las grandes empresas que dictan la política internacional para obtener el máximo beneficio en cada país. Es un orden mundial que funciona desde 1945 y donde cada país tiene establecido un determinado papel.

Chomsky repasa la actuación de su país Estados Unidos para dominar el "Gran Área" (prácticamente todo el mundo) tras salir victorioso de la Segunda Guerra Mundial en 1945 y controlar todos los mares y las mayores reservas de petróleo y gas natural. Durante la Guerra Fría, las dos superpotencias se dedicaron a controlar sus áreas de influencia (la URSS dominó Europa del Este y EE.UU. el resto del mundo). Tras la caída del telón de acero en 1989, EE.UU. se erigió como dueña del mundo con otros dos actores (Europa y Asia Oriental) pero ya hacía tiempo que había comenzado su declive y decadencia, según Chomsky.

Entre 1945 y el 2017, Estados Unidos se vio obligado a garantizar la "estabilidad" en el resto del mundo y combatir con los rebeldes que amenazaban el orden establecido. En los años 60 y 70, la rebelión estuvo en Asia Oriental (China, Indochina, Indonesia, Vietnam, y otros). Desde 1973 y en los años 80, la mayor potencia del mundo debió atajar la Teología de la Liberación y las luchas contra la desigualdad en América del Sur y CentroAmérica. Fue una etapa muy dura, con escuadrones de la muerte, torturas y represión interna y dictatorial en esos países. Cualquiera que apuntase con el dedo al que estaba detrás de todo, era silenciado. Chomsky acusa poco menos que al presidente Reagan de ser un "asesino" (por respaldar la guerra sucia en Sudamérica) y al diplomático Kissinger de "líder de los terroristas" por potenciar esas políticas en el área sur que causaron cientos de miles de muertos entre los más pobres.

A partir de los años 90 y hasta la actualidad, Estados Unidos tiene un nuevo campo de batalla: Oriente Medio y la lucha por el control de los inmensos recursos naturales: petróleo y gas. Según Chomsky, en la cúpula se piensa que quizás no sería conveniente llevar la democracia a esos países porque su población tiene sentimientos antiamericanos, según las encuestas de opinión pública, y si pudieran los echarían de allí.

El autor comienza hablando de los intelectuales "buenos" (que luchan por sacar a la verdad la luz) y los intelectuales pagados por el sistema (que son los que reciben los elogios, hacen carrera y ganan las medallas y premios porque son fieles a la estructura de poder). Contrapone el trágico caso del sacerdote jesuíta Ellacuria asesinado junto a otros tres religiosos que defendían la Teología de la Liberación (auspiciada por el concilio del Vaticano II) y el exitoso caso de Vaclac Havel, el presidente democrático de la recién liberada República Checa, que fue agasajado en Washington como luchador por la libertad y defensor de los valores democráticos. Según Chomsky, hubo un doble rasero: Ellacuría fue un auténtico y valiente luchador por las libertades en CentroAmérica pero promovió la Teología de la Liberación que era "non grata" en la Casablanca y desde la época de Reagan se le consideró una peligrosa amenaza a combatir en el cono Sur. Allí donde los sacerdotes promovieron la democracia popular y la reducción de las desigualdades, los escuadrones de la muerte o paramilitares adiestrados en el Norte fueron a por ellos y los barrieron del mapa junto a los campesinos que reclamaban libertades. En cambio, siempre según Chomsky, Havel pudo dar su discurso sobre las libertades porque la URSS no lo había asesinado antes.

Siguiendo a Chomsky, mientras los intelectuales antipáticos y demasiado críticos con el sistema eran calificados poco menos que como "terroristas" y en algunos casos fueron liquidados sin contemplaciones, los intelectuales amigos eran homenajeados. Esto que se aplicó para distinguir a los intelectuales "prestigiosos" y al resto de escoria que había que eliminar, silenciar o ignorar, según fuese la gravedad de su pensamiento rebelde.

Chomsky también aborda el tema de las torturas, Dice que hubo un primer 11-S, que fue el derrocamiento del presidente Salvador Allende por los militares (apoyados por EE.UU.) y que conllevó en todo el sur de América una guerra sin cuartel contra los disidentes de las dictaduras hasta casi 1989. El uso de las torturas, continúa el autor, fue extendido aunque las fuerzas especiales de USA siempre mantuvieron las manos limpias,

En (Chomsky,2016:66), el autor habla de la doctrina Muasher. Viene a decir que "en el mundo real, el desprecio de la elite por la democracia es la norma. Son abrumadoras las pruebas de que solo se apoya la democracia en la medida en que contribuye a objetivos sociales y económicos, una conclusión que los investigadores más serios reconocen a regañadientes". Así lo evidenciaron las filtraciones de Wikileaks, comenta Chomsky.
El principio operativo lo describió Marwan Muasher, ex ministro jordano y director de investigación de Oriente Próximo para la Carnegie Endowment: "El argumento tradicional propuesto dentro y fuera del mundo árabe es que no hay nada que esté mal, todo está bajo control. Con esta línea de pensamiento, las fuerzas atrincheradas argumentan que los opositores y extranjeros que piden reformas están exagerando las condiciones reales". dice. Adoptando este principio, si los dictadores nos apoyan, ¿qué más puede importar?" (Chomsky, 2016:67). La conclusión es que todo el que no esté de acuerdo, desde Irán hasta un profesor de instituto, un defensor de los inmigrantes o un crítico con el Wall Street que provocó la crisis del 2008, es tachado de impresentable. Incluso el calentamiento global fue ridiculizado y un senador dijo que es falso que se esté calentando el planeta porque en la Biblia Dios le promete a Noé que no habrá un segundo diluvio.
"Todo esto y mucho más puede ocurrir mientras prevalezca la doctrina Muasher, Mientras la población general permanezca pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio a los vulnerables, los poderosos pueden hacer lo que les plazca, y los que sobrevivan podrán contemplar el resultado" (Chomsky, 2016:78).

Más adelante habla del Espíritu de la Época, una fe ciega en el progreso desarrollada en el siglo XIX que eliminó a las tribus indias y a quien se interpusiese en medio. Es algo que sigue presente. En especial, dice Chomsky, este espíritu viene a decir que te puedes enriquecer y que los demás se queden sin nada. "Todo para mí y nada para los demás", una máxima que se ha llevado a cabo en muchos conflictos: con los obreros, al quitarles derechos; con los nativos, al casi exterminarlos; con los países menos desarrollados a imponerles cláusulas abusivas que los países comerciantes más poderosos no cumplen; etc...

Además del fundamentalismo, Estados Unidos ha visto otro enemigo en el "nacionalismo independiente", lo que supuso la caída de Nasser en Egipto, por querer salirse del guión, o en Asia Oriental (Vietnam, Birmania, Indonesia), países que intentaron llevar una política independiente y quedaron destrozados por unas brutales guerras postcoloniales.

El autor también dedica varios capítulos a examinar las cuestiones de Cuba, Irán y Palestina. En el caso de Cuba, dice que el país pasó de manos de España a Estados Unidos hasta que en 1959 se independizó. Según Chomsky, los sucesivos presidentes americanos aprobaron sabotajes en las fábricas cubanas con ciertos de muertos para paralizar al país díscolo, al que sometieron a todo tipo de sanciones para evitar que cundiese el ejemplo en Latinoamérica de que una masa popular podía cambiar las cosas. Hay que recordar que la "doctrina Monroe" de 1823 establece que a EE.UU. le corresponde su hemisferio occidental, lo que incluye a México y Cuba.

En el caso de Irán, el autor relata que en 1953 Irán gozaba de un régimen parlamentario pero impuso la dictadura del "sha", el cual fue derrocado en 1979 en otro movimiento popular pronto liderado por los ayatolás. A Irán se le hizo la vida imposible desde entonces, primero con una guerra contra Sadam Hussein, luego con maniobras navales en su costa y el derribo de un avión civil que dejó claro que la Armada americana podía alcanzar el suelo iraní. El país se convirtió en un paria internacional, lo mismo que Cuba, y las cosas fueron a peor cuando desarrolló una industria nuclear, no se sabe si para fabricar armas aunque se supone que no porque firmó el tratado de no proliferación de armas nucleares. En todo caso, Chomsky señala que Irán tras ver lo que le pasó a su vecino Irak, adoptó la táctica de disuasión nuclear como una estrategia defensiva, por lo que se ha librado de la invasión hasta ahora.

En el caso de Palestina, Chomsky se extiende largo y tendido con la situación de "injusticia" que se vive en suelo palestino, una "prisión" dentro de Israel. El autor se queja de que los palestinos son ahora los nuevos "negros" como los del apartheid sudafricano, el cual se desmoronó como un castillo de naipes cuando EE.UU. le retiró el apoyo al régimen de Pretoria. En el caso palestino, el autor dice que los nativos aceptaron los acuerdos de Oslo pero que, al poco, continuaron los ataques israelís con el apoyo de EE.UU. Tampoco gustó que los palestinos votasen a Hamás, opción que no gustaba a la primera potencia, por lo que se intentó un golpe de Estado que también fracasó. En los últimos años, crecieron los asentamientos de colonos en Gaza y Cisjordania, según comenta el autor, se convirtieron en el  mayor campo de prisioneros a campo libre, con ataques a sus fuentes de agua potable o desproporcionadas represalias por incidentes o actos violentos aislados. En este caso, Chomsky dice que aquí se obra impunemente porque hay un claro respaldo de USA. Si algún presidente deja de tener interés en Oriente Medio, la situación podría dar un giro.

Respecto a la amenaza nuclear, Chomsky recuerda casos en los que altos cargos de USA o la URSS reconocieron haber sorteado de casualidad una guerra nuclear. Finalmente, se evitó porque Jrushchov ofreció retirar sus misiles de Cuba a cambio de que EE.UU. no invadiese la isla y se llevase los misiles obsoletos de Turquía. Del mismo modo, hubo falsas alarmas que acabaron en nada porque los pilotos de los cazas o los comandantes de los submarinos no se tomaron en serio las órdenes y no apretaron el botón rojo. Pero Chomsky dice que aunque nos hayamos salvado hasta ahora de pura chiripa no quiere decir que más tarde haya una conflagración nuclear.

Chomsky reprocha que los más poderosos no respeten los derechos de los más débiles y solo los apliquen cuando les interesa. Cree que la potencia hegemónica mundial, que se "vende" como benévola, tiene miles de muertes de civiles en Sudamérica y Oriente Medio que esconder bajo la alfombra.

Otra de las cuestiones que señala es que en los años 60 no había tal amenaza nuclear soviética porque tenían peores misiles y menor número que Estados Unidos, que sí era realmente una superpotencia nuclear, mucho más poderosa que la rusa. Incluso Jrushchov, que ya había desarrollado un programa para desarmarse, se ofreció a reducir drásticamente el armamento intercontinental de ambos países para librar al mundo de una guerra nuclear pero EE.UU. no quiso, entre otras cosas por el viejo argumento de que "nosotros tenemos la bomba y los otros no".
También hubo otra oferta de paz de Jrushchov para abandonar Alemania del Este y liberarla a cambio de que el país unificado no formase parte de la OTAN, lo que no fue aceptado. Luego, Gorbachov liberó el Este y logró un supuesto acuerdo verbal por el que había un compromiso para que esos países no fuesen incorporados a la OTAN, un pacto de caballeros que tampoco se llegó a cumplir, según comenta el autor. Sus fuentes en general son informes internos de la Administración y cuentan una historia distinta a la oficial y conocida hasta ahora o que ignora el público occidental.

En definitiva, Chomsky sostiene que desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se erigió con una industria cuatro veces superior a la de la Gran Depresión y con una gran red comercial sobre Europa y Asia devastados. Desde entonces es la única potencia hegemónica del mundo y lo ha conformado en función del reparto de papeles, por lo que aplica su derecho según le interesa pero a los demás, sobre todo si son países pobres o irrelevantes, no les reconoce tales derechos, ya sea en la economía (proteccionismo interior, libre comercio y neoliberalismo exterior). Si alguien se sale del guión, suele haber en seguida un golpe de Estado, caso de Irán en 1953 o de Chile en 1973, para que las cosas sigan como estaban. Tiene su lógica ya que Estados Unidos sigue, como haría cualquier otro, sus propios intereses y además puede hacerlo por su gran poder armamentístico que eclipsa el de sus rivales menores por no decir los tercermundistas. Chomsky dice que EE.UU. se quedó sin la excusa de la URSS para explicar determinadas guerras contra "nacionalismos" emergentes que desafiaban la doctrina de 1945 y que recurrió a otra más floja, la de luchar contra la creciente sofisticación armamentística del Tercer Mundo.

En los últimos capítulos, Chomsky repasa el mandato de Kennedy y su corte de Camelot y lo culpa de haber rechazado una posibilidad de paz en Vietnam, que se acababa de independizar de los colonialistas franceses, tras lo cual hubo una escalada de violencia. Reprocha que un bombardeo a unos campesinos inocentes de Laos fuese justificado como un modo de no tener parados los aviones aunque oficialmente se argumentó que era la forma de cortar los suministros al ejército. El resultado fue que tras devastadores años de guerra, Vietnam quedó reducido a cenizas y sometido a una dictadura, lo mismo que Birmania, con los Jemeres Rojos. El autor es crítico con el mandato de Kennedy, entre otros episodios por dar órdenes para sabotear Cuba o invadirla, una doctrina que siguió años después con el embargo. Considera que EE.UU., tras la guerra con España en el siglo XIX, se apropió de la isla y le impidió ser independiente.

La tesis principal de Chomsky es que detrás del comportamiento de Estados Unidos hay un "pensamiento imperial" de dominar el mundo y repartir funciones. Así se explica que EE.UU. se alarme cuando la flota china se acerca al borde de sus aguas jurisdiccionales chinas, fuera de las cuales suele haber naves y bases estadounidenses,  cuando la verdadera alarma sería si la flota China merodearía por las costas de California. Es decir, el autor señala que EE.UU. ha dominado el mundo y cualquier cosa que "desestabilice" ese orden supone una amenaza a su autoridad imperial. Aunque el país se vende como el país de las libertades y la democracia, esos derechos se los guarda para sí mismos mientras que el resto de los países, mucho más débiles, deben acatar las reglas. La "estabilidad" es preservar el orden mundial en el que USA domina el mundo, siempre según las palabras de Chomsky. Una vez entendida dicha mentalidad "imperial" se empiezan a comprender las intervenciones ante las "amenazas a la estabilidad" que propugna EE.UU. porque suponen una amenaza a su control total del planeta y porqué sus actuaciones generan gran resistencia entre los habitantes de muchos países de Oriente Medio, Asia o Latinoamérica. El autor dice que gran parte del pueblo americano ignora los detalles macabros de cómo se impone esta autoridad y que lo que hace él es contar la historia como realmente ocurrió sin edulcorarla con un halo propagandístico.

En el capítulo final, Chomsky concluye que hay dos poderes globales: EE.UU. y la opinión pública, pues la opinión de los ciudadanos y las encuestas son las únicas capaces de disuadir a las grandes potencias e impedir que algunas guerras, como la de Irak, empeoren aún más. Esta vez, ocurrió lo mismo que en Sudamérica en los años 60, 70 y 80 pero ha salido a la luz pública.

Luego, el autor hace un resumen de las tres goteras por las que se le escapa el poder a EE.UU. desde el inicio del siglo XXI: por un lado, China intenta abrir una nueva Ruta de la Seda a golpe de talonario para evitar la interferencia estadounidense, que considera el Pacífico como un lago americano y no deja que ningún país se mueva de la foto, En este caso, China intenta alcanzar un puerto de Pakistán mediante autopistas, subvenciones y acuerdos. De esta forma alcanzaría Oriente Medio y sus recursos energéticos. Además, China ha creado una especie de FMI asiático para financiar proyectos en Asia y África. El gigante asiático construye autopistas y tiende líneas de trenes de alta velocidad para alcanzar Europa eludiendo la vigilancia naval norteamericana,

La segunda creación de un gran poder mundial es Europa sobre todo si se unifica desde Lisboa a Vladisvostov, algo difícil de conseguir, sobre todo porque Rusia se opone al expansionismo de la OTAN hacia Ucrania, en la misma frontera rusa. Esta situación hace que se esté cocinando a fuego lento una nueva guerra fría pero Chomsky comprende la actitud de Rusia porque, poniéndonos en el lugar del Kremlim, pasaría lo mismo si los rusos ampliasen el tratado de Varsovia a México y Canadá atrapando a EE.UU. en una ratonera rodeados de misiles intercontinentales. Según el autor, eso es lo mismo que pasa ahora con la OTAN en el Báltico y a las puertas de Ucrania. Putin se siente acosado.

 Chomsky sostiene que en Europa el ciudadano es donde mejor percibe la pérdida de poder democrático: por un lado, los burócratas de Bruselas toman las decisiones por encima de los parlamentos nacionales, que han perdido su soberanía y que deben aceptar políticas de austeridad. Por otro, las corporaciones y los "lobbies" empresariales deciden las políticas más adecuadas que les interesan para sus tratados comerciales. Finalmente, los "mercados" se han impuesto como la opinión que realmente cuenta frente a la opinión del ciudadano, que se convierte en un mero "observador", como en el mundo liberal del siglo XIX, Esta progresiva pérdida de confianza en los partidos de la izquierda (que siguen políticas neoliberales) hace que el ciudadano ya no los considere una alternativa fiable y se inclina por votar a partidos populistas, ya sea de derechas o de izquierdas.
La cúpula europea desdeña la ignorancia de los ciudadanos "malolientes", como decían los generales en el siglo XVIII de la plebe que ganó la guerra de la Independencia de EE.UU. una fuerza decisiva de guerrilleros que luego fue apartada de las decisiones importantes.

Finalmente, Chomsky habla de los yihadistas o guerrilleros. Sostiene que las guerrillas españolas ganaron la guerra al invasor Napoleón en el siglo XIX y que la experiencia ha demostrado que un ejército regular no se puede ganar una guerra contra el populacho, pues es una guerra perdida. Sostiene que cada vez que EE.UU. bombardea un país, se duplican o triplican los seguidores yihadistas, entre otras cosas porque mueren inocentes y gente que debería tener derecho a la presunción de la inocencia que instauró la Carta Magna inglesa hace mil años. Viene a decir que los bombardeos fabrican radicales terroristas. Por otra parte, estas guerras en Oriente Próximo han generado millones de refugiados que se encaminan hacia Europa. la cual carece de recursos y una política para hacer frente al drama humanitario que provoca la espiral de violencia.

Una de las prediciones de Chomsky es que los asesinatos selectivos de miembros de la cúpula de los yihadistas no va a arreglar nada porque los jefes caídos pronto son sustituidos por otros más jóvenes, más sanguinarios y con más dinamismo y ganas de hacer cosas. Dice, por ejemplo, dos años antes, de la hipotética muerte del líder del EI (se comenta ahora que murió en un bombardeo ruso), que esa baja no haría más que agravar aún más el problema porque le reemplazaría un líder aún peor y más dinámico,

En esencia, estos son ahora nuevos poderes los que emergen y que están cambiando el control del mundo lentamente.

lunes, 12 de junio de 2017

"Homo Deus", de Yuval Noah Harari (2015)

Resumen del libro "Homo Deus", de Yuval Noah Harari (2015)

Resumen original y actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2017/06/homo-deus-de-yuval-noah-harari-2015.html

Resumen del libro por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, historia de la civilización, genética, tecnología, ciborgs, liberalismo, la singularidad, humanidad

....................................................................................................

Título: Homo Deus

Subtítulo: Breve historia del mañana

Título en inglés: Homo Deus. A Brief History of Tomorrow

Autor:  Yuval Noah Harari

Edición en hebreo: Israel, 2015

Edición en español: Penguin Random House Group, Barcelona, 2016

Páginas: 490

.....................................................................................................................

Biografía oficial del autor Yuval Noah Harari  (hasta el 2016)

Yuval Noah Harari nació en 1976 y es profesor de Historia en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Se especializó en historia medieval y militar, pero, tras doctorarse en la Universidad de Oxford, pasó al campo más amplio de la historia del mundo y los procesos macrohistóricos. Sus libros incluyen Special Operations in the Age of Chivalry (1100-1550), The Ultimate Experience, Battlefield Revelations and the Making of Modern War Culture, 1450-2000, The Concept of "Decisive Battles" in World History y Armchairs, Coffe and Authority, Eye-witnesses and Flesh-witnesses. Speak about War, 1100-2000. Su libro Sapiens. De animales a dioses ha sido un éxito internacional: se ha traducido a treinta idiomas y se han vendido más de un millón de ejemplares.

.....................................................................................................................

Texto de la contraportada

"¿Qué nos deparará el futuro? Yuval Noah Harari, autor bestseller de Sapiens. De animales a dioses, augura un mundo no tan lejano en el cual nos veremos enfrentados a una nueva serie de retos.

Homo Deus explora los proyectos, los sueños y las pesadillas que irán moldeando el siglo XXI, desde superar la muerte hasta la creación de la inteligencia artificial.

Cuando tu "smartphone" te conoce mejor de lo que te conoces a tí mismo, ¿seguirás escogiendo tu trabajo, a tu pareja y a tu presidente?

Cuando la inteligencia artificial nos desmarque del mercado laboral ¿encontrarán los millones de desempleados algún tipo de significado en las drogas o los juegos vituales?

Cuando los cuerpos y los cerebros sean productos de diseño ¿cederá la selección natural el paso al diseño inteligente?

Esto es el futuro de la evolución. Esto es Homo Deus.

.....................................................................................................................

ÍNDICE

1. La nueva agenda humana

Parte I - Homo sapiens conquista el mundo

2. El Antropoceno

3. La chispa humana

Parte II. Homo sapiens da sentido al mundo

4. Los narradores

5. La extraña pareja

6. La alianza moderna

7. La revolución humanista


Parte III. Homo sapiens pierde el control

8. La bomba de tiempo en el laboratorio

9. La gran desconexión

10. El océano de la conciencia

11. La religión de los datos

.....................................................................................................................

RESUMEN

Comentarios iniciales: El autor Yuval Noah Harari sigue la estela de otros autores como Kurzwell al abordar el problema de la "singularidad" (el momento en torno a 2040 en el que la inteligencia artificial supera en capacidad a los humanos y, debido a un crecimiento exponencial de su conocimiento, deja obsoletos a los seres humanos como especie).

El autor comienza hablando de los algoritmos (recetas) como medio de programar una tarea pero también como sistema gracias al cual funcionan los seres vivos. Aunque cree que hay algo más.

En el libro, Harari retoma este problema como algo que ya tenemos en nuestros "smartphones" y el Big Data, tecnologías que ya son el día a día. Cree que los avances genéticos y las terapias génicas permitirán alargar la vida hasta los 200 años y diseñar nuestros cuerpos para resistir las enfermedades e incluso eludir el envejecimiento. Si todo va bien y no hay accidentes, cualquier persona podría ser teóricamente inmortal (porque sus células no envejecerían). Por ese motivo, cree que va a haber conflictos porque todos querrán eludir la muerte, incluso los más pobres, y todos querrán acceder a las terapias génicas que les concedan la inmortalidad o, al menos, les evitarán el envejecimiento, aunque inicialmente estarán reservadas a los más pudientes, que también son ahora los que pueden pagar operaciones y revisiones médicas que les permiten llegar estupendamente a la senectud. [nota del lector: supongamos que todo el mundo quedase "congelado" con la edad y el vigor de los 25 años aunque tuviese 200. Se podrían programar los telómeros de los células para que todo el mundo falleciese a los 200 años tras llevar una vida tranquila y sana aunque siempre habrá quien quiera estirarla más, quizás algún rico que se lo pudiese pagar].

Por otro lado, Harari se pregunta qué tipo de relación va a haber entre la gente corriente y esos superhumanos (los primeros que alcancen la inmortalidad). Para hacerse una idea de lo que le espera al ciudadano común no hay más que ver lo que les pasó a los indígenas de América al chocar con la cultura europea o con los miles de pollos que crecen en una granja avícola. El autor se detiene largo rato en la suerte que han corrido los animales explotados por el homo sapiens; en la Edad Media gallinas y otros animales domésticos corrían por los pueblos sin que nadie se metiese con ellos pero en la Edad Moderna son sometidos a procesos de cultivo eficiente en granjas con cubículos estrechos y donde reciben la cantidad exacta de pienso para engordar antes de ser sacrificados.

Harari señala que vivimos en la era del Antropoceno donde el hombre ha roto con la Naturaleza y usa todos los recursos para explotar a los animales. La ideología de los agricultores declaró soberano al homo sapiens porque tenía alma y los animales no, y por lo tanto, no sufrían. En la era industrial, se buscó el alma pero nadie parece haber dado con ella por lo que se dijo que la diferencia estaba en que el hombre era consciente y el animal se guiaba por impulsos programados y carecía de libre albedrío. La consciencia la entendemos como no una repetición de algoritmos sino como una extracción lógica de un comportamiento: por ejemplo, un perro puede ladrar sin saber muy bien el motivo mientras que un ser humano adulto entiende todas sus motivaciones y el por qué de su conducta.

El hombre, en el siglo XIX, era considerado una máquina de vapor y ahora se le compara con un ordenador pero las piezas siguen sin encajar porque por mucha inteligencia artificial y algoritmos que tenga una máquina jamás será consciente de sí misma por lo que la mente es algo más que un ordenador tal y como lo conocemos ya que el cerebro parece ser un ente consciente que tiene miedo, sorpresa, etc.., algo más que meros algoritmos. Pero, o bien, muchos animales también lo son (pues algunos son capaces de planificar el futuro, como el gorila del zoo que atesoraba piedras para lanzárselas a los visitantes cada mañana). Esa "chispa" humana quizás no sea suficiente para explicar por qué el "homo sapiens" ha llegado tan lejos y nos los delfines o los chimpancés. Una idea es que además están organizados en redes flexibles, lo que les ha permitido inventar la energía nuclear mientras que las hormigas y las abejas jamás han montando, ni de lejos, un reactor nuclear en sus colmenas ni hormigueros y durante millones de años han obedecido las mismas directrices. [nota del lector: supongamos que dejamos esparcidas por el suelo cerca de un hormiguero las piezas metálicas necesarias para montar una canalización que llevase agua o aire a la cámara real, ¿serían capaces de sacarle un uso?] 

El autor hace un repaso al sentido de la vida. En la era antigua, las normas las ponían los dioses y eran los que le daban sentido al mundo y daban las órdenes que los humanos debían obedecer. Lo mismo ocurrió en la Edad Media: si se perdía una batalla y se moría en ella, era designio del Señor, su muerte formaba parte de una cosmovisión, algo que tenía un sentido que no alcanzaba la mente común. No había nada que explicar. El primero que empezó a pensar en términos materialistas fue el historiador griego Heródoto que no atribuyó las guerras con Persia a la voluntad de los dioses sino a la política e intrigas de Persia y otras cuestiones sociales y económicas. Fue un pensador moderno y familiar a un lector de nuestra época. Harari llega a la conclusión de que aquellos que supieron leer y entender mejor la realidad (los pensadores liberales) fueron quienes lograron conquistar el mundo. Sin embargo, se perdió el sentido de la vida ya que las cosas sucedían por decisiones del hombre. Fue así como surgió el humanismo, el atribuir un sentido a ser feliz e indagar en los propios sentimientos. El individuo libre frente al orden medieval.

Una de las ideas más estimulantes del desarrollo liberal y humanista ha sido la noción de crecimiento económico, ese aumento constante del PIB, el motor del capitalismo. El crecimiento desborda el equilibrio de los recursos naturales y de las poblaciones animales (juego de suma cero, si hay más zorros, habrá menos gallinas; en el mundo natural no crece la producción de gallinas un 3 % anual para compensar el aumento de población de los zorros). Hay una auténtica ideología detrás para fomentar el crecimiento del PIB, algo que apenas interesaba a los señores feudales de la Edad Media. El afán por el crecimiento fomenta la producción y crea riqueza pero, a costa, de supeditar al resto de la Naturaleza al interés humano: grandes presas que inundan poblaciones antiguas, contaminación de ríos y mares en nombre del progreso que hunden la pesca. La idea final es que para que haya crecimiento la ganancia hay que reinvertirla en hacer más fábricas, producir más y generar más empleo.

En la segunda parte del libro, el autor debate sobre las grandes religiones y la ideología moderna que consagra al hombre, el humanismo (escindida en tres ramas: liberalismo (libertad para el individuo, libre mercado), socialismo-marxismo (planificación de la producción, el partido ya piensa por las masas ignorantes) y evolucionista (nazismo, que dice que la guerra selecciona a los fuertes y mejores)). Harari explica que la ideología humanista defendía la libertad del individuo (y no discutía sobre conflictos ni sermones morales sino sobre hechos y producción) y que, tras atravesar momentos difíciles entre 1914 a 1989, el liberalismo (que consagra la libertad del elección del votante, la mujer, el inversor) ha sobrevivido y no hay una alternativa viable (señala que la amenaza del fundamentalismo islámico no podrá reemplazar a nada porque en la era de las computadoras no es viable y los intérpretes de sus textos sagrados difícilmente encontrarán las respuestas para resolver los problemas tecnológicos clave de nuestra época o sacar del paro de millones de jóvenes; lo mismo para el cristianismo, que se ha convertido en una religión que reacciona contra los avances tecnológicos y cuya Biblia no siempre tiene respuesta para los conflictos morales y éticos de una sociedad hipertecnológica). Algo parecido le ocurrió al marxismo y la URSS, incapaz de comprender la importancia de la era digital, y el propio Marx (que fue uno de los pocos que supo intuir las consecuencias de la época de la máquina de vapor y comprender hacia dónde iba el mundo) habría dicho a sus seguidores que dejasen de leer El Capital y leyesen artículos científicos sobre genética e inteligencia artificial.
Señala que entre 1914 y 1945, los humanistas se dividieron en tres bandos (demócratas, comunistas y fascistas) y entablaron una sangrienta guerra para dirimir una cuestión tan baladí como cuál es el "mejor modo de producción". Incluso ahora la China "capital-comunista" no parece ser una opción para nadie porque ni ellos mismos saben qué tipo de sociedad son.

En la tercera parte, el autor ahonda en la sociedad futura. Para empezar, ya hay en marcha una pseudorreligión en Silicon Valley que promete la "inmortalidad" cibernética (tus pensamientos y tu vida quedan grabados en un disco duro para insertarlos en tu clon). Por otro, hay serias dudas sobre el libre albedrío, ya que parece que la propia selección natural elimina a aquellos consumidores que "eligen" comer setas venenosas y agua envenenada y sobreviven los que hacen elecciones "buenas".

En las páginas finales del libro, el autor advierte de las tres amenazas al liberalismo: 1) los humanos perderán completamente su valor (su puesto de trabajo se lo quitará un algoritmo o un robot) 2) los humanos seguirán siendo valiosos colectivamente pero perderán su autoridad individual y, en cambio, serán gestionados por algoritmos externos. La IA nos conocerá mejor que nosotros mismos y tomará por nosotros las decisiones importantes y estaremos encantados de que lo haga. "No será un mal mundo pero será un mundo posliberal" (Harari, 2016:378).
La tercera amenaza para el liberalismo es que algunas personas seguirán siendo a la vez indispensables e indescifrables, pero constituirán una élite reducida y privilegiada de humanos mejorados. Estos superhumanos gozarán de capacidades inauditas y de creatividad sin precedentes, lo que les permitirá seguir tomando muchas de las decisiones más importantes del mundo. Desempeñarán servicios cruciales para el sistema, mientras que el sistema no podrá entenderlos ni gestionarlos. El resto de los humanos será una casta inferior, dominada por los algoritmos y los nuevos superhumanos. [nota del lector: pronto habrá mestizos]

El autor llega a la conclusión de que ahora hay un tecnohumanismo que casi funciona como una secta.

Harari termina el libro diciendo que hay tres procesos interconectados:

1 - La ciencia converge en un dogma universal, que afirma que los organismos son algoritmos y que la vida es procesamiento de datos.

2 - La inteligencia se desconecta de la conciencia.

3 - Algoritmo no conscientes pero inteligentísimo pronto podrían conocernos mejor que nosotros mismos.

Estos tres procesos plantean tres interrogantes:

1 - ¿Son de verdad los organismos solo algoritmos y es en verdad la vida solo procesamiento de datos?

2 - ¿Qué es más valioso: la inteligencia o la conciencia?

3 - ¿Qué le ocurrirá a la sociedad, a la política y a la vida cotidiana cuando algoritmos no conscientes pero muy inteligentes nos conozcan mejor que nosotros mismos?

El autor advierte que hay que trabajar sobre este asunto porque "el mundo está cambiando más deprisa que nunca y estamos inundados por cantidades imposibles de datos, de ideas, de promesas y de amenazas. Los humanos, dice, ceden su autoridad al libre mercado, al conocimiento masivo y a algoritmos externos debido en parte a que no pueden abarcar el diluvio de datos. Hay sobreabundancia de datos y se pierde el tiempo discutiendo de asuntos secundarios.

Señala que hay un dogma "dataísta" que se apodera del mundo. ¿por qué el dataísmo no se iba a convertir en una nueva religión? Es algo que ya se está propagando y un paradigma científico unificado puede convertirse fácilmente en un dogma irrefutable. Hasta los debates interdisciplinarios podrían fortalecer aún más. Prometerá la mejora de la salud, la felicidad y el poder, la inmortalidad, la dicha y la satisfacción de las aspiraciones humanas de modo que los algoritmos lo harán todo por nosotros. Llegados a ese punto, los proyectos humanistas podrían volverse irrelevantes.

Harari advierte que el dataísmo puede amenazar con hacer al Homo sapiens lo que el Homo sapiens ha hecho a todos los demás animales. La red global humana ha subordinado el planeta a sus intereses y se ha adjudicado los logros y se infravaloraba la vida de los demás animales.Los humanos perderán su importancia en esta red.

lunes, 5 de junio de 2017

"El corazón del mundo", de Peter Frankopan (2015)

Resumen del libro "El corazón del mundo", de Peter Frankopan (2015)


Ver el resumen original y actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2017/06/el-corazon-del-mundo-de-peter-frankopan.html

Resumido por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, comercio, historia universal, ruta de la Seda

......................................................................

Título: "El corazón del mundo"
Subtitulo: "Una nueva historia universal"

Título original en inglés: The Silk Roads

Autor: Peter Frankopan

Fecha de publicación en inglés: 2015

Publicación en español: Editorial Planeta, Barcelona, 2016

Páginas: 775

......................................................................

Biografía del autor Peter Frankopan (hasta 2016)

Peter Frankopan es "research fellow" del Worcester College de Oxford y director del Centre for Byzantine Research en la Universidad de Oxford. Ha dado conferencias en las principales universidades de todo el mundo incluyendo Cambridge, Yale, Harvard, Princeton, Nueva York, el King's College de Londres y el Institute of Historical Research. En 2012 publicó The First Crusade.

......................................................................

Texto de la contraportada

"El corazón que ha movido la historia del mundo, nos dice Peter Frankopan, se encuentra en las tierras de Eurasia que recorrían las rutas de la seda. Allí surgieron grandes religiones de alcance universal. Allí se han desarrollado las mayores batallas de la historia, desde las conquistas de Alejandro Magno y las Cruzadas hasta las dos guerras mundiales. Allí se libra también, desde hace más de cien años, la gran guerra por el petróleo que desangra el Oriente Próximo.
Dominar este corazón del mundo era el sueño que persiguía Hitler y el que ha enfrentado desde la guerra de Crimea hasta la actualidad a Rusia con sus rivales.
El corazón del mundo, que ha sido un éxito mundial, es un libro original y provocador, "lleno de intrigantes hallazgos y de fascinantes detalles" - en opinión de la crítica -, en que Peter Frankopan nos ofrece una nueva interpretación del pasado y nos estimula a ver con una mirada distinta los acontecimientos del presente.

......................................................................

ÍNDICE DE CONTENIDOS

1. La creación de la "Ruta de la Seda"

2. La ruta de los credos

3. La ruta del Oriente cristiano

4. La ruta de la revolución

5. La ruta de la concordia

6. La ruta de las pieles

7. La ruta de los eslavos

8. La ruta del cielo

9. La ruta del infierno

10. La ruta de la muerte y la destrucción

11. La ruta del oro

12. La ruta de la plata

13. La ruta de Europa septentrional

14. La ruta del Imperio

15. La ruta de la crisis

16. La ruta de la guerra

17. La ruta del oro negro

18. La ruta del arreglo

19. La ruta del trigo

20. La ruta del genocidio

21. La ruta de la guerra fría

22. La ruta de la seda estadounidense

23. La ruta de la rivalidad entre las superpotencias

24. La ruta de la catástrofe

25. La ruta de la tragedia

Conclusión: la nueva ruta de la seda

......................................................................

RESUMEN

El libro hace un completo examen de la confluencia de civilizaciones en el nudo de Oriente Próximo y Euroasia, lo que incluye a países como Arabia, Turquía, Persia, el Cáucaso, la India, China, Rusia o Mongolia. En dicho cruce se ha desarrollado gran parte de la civilización mundial, desde la invención de la escritura en Babilonia, a la difusión del cristianismo en Oriente, a las incursiones vikingas hasta el Cáucaso y el Mar Negro en busca de esclavos (los eslavos), o el comercio de las especias entre Europa y China.
El libro trata inicialmente la proliferación de religiones en Oriente Medio: primero los seguidores de zaratrusta y los adoradores de la llama (zoroastrismo en Persia), después la difusión del cristianismo hasta el Mar Negro, la ascensión del islam y sus posteriores conquistas (animadas por una baja fiscalidad) y el judaísmo que fue adaptado en las estepas de Asia (un rey pidió consejo para adoptar una de las tres grandes religiones y aceptó la que las otras dos consideraban como menos mala).

Una de las cuestiones que destaca el autor es que durante la baja Edad Media, Europa (los restos del Imperio romano de Occidente) era un continente pobre y atrasado mientras que el imperio árabe, cuya capital económica era Bagdad, prosperó como una zona de fabulosas riquezas y comercio entre grandes regiones de Oriente comunicadas entre sí y entre las que se intercambiaban todo tipo de mercancías y se construían grandes obras monumentales.
La caída de Roma tuvo mucho que ver con las migraciones generadas por los movimientos en las estepas y las migraciones masivas de los germanos hacia los lindes romanos. Solo Bizancio se libró porque Atila y los hunos regresaron.
Los vikingos de Rusia (los "russ") intentaron llegar hasta Oriente Medio y su gran mercado comercial a través del Volga y las estepas. Fueron creando colonias desde Escandinavia al Mar Negro y a lo largo de esta ruta capturaban y comerciaban con esclavos (de ahí, los "eslavos"), un próspero negocio que tenía mucho éxito en Oriente Medio, debido a su inmensa riqueza en la Edad Media.
Esas riquezas atrajeron a los occidentales a financiar cruzadas y una vez asegurado el territorio de Jerusalem y los puertos clave (Trípoli) se instauró un potente comercio y Venecia comenzó a adquirir gran poder por su potencia marítima y mercantil. Tras varias cruzadas, los occidentales saquearon Bizancio para hacerse con un gran botín. Tras la expulsión de los cruzados, parecía que los árabes iban a avanzar sobre Europa pero ocurrió algo inesperado. Un inmenso ejército avanzaba hacia Bagdad (se creía que era un rey "cristiano" pero eran los mongoles) y arrasaba todo a su paso.
 Los posteriores invasores, como los mongoles (los kan) o más tarde los "mogoles" se apropiaron de un extenso territorio que abarcaba desde China hasta Egipto. Alli florecieron las artes, la arquitectura y el comercio. Europa se salvó de los mongoles porque se interpuso Egipto y después los "kanes" cambiaron de planes estratégico para dirigir su interés a un botín más apetitoso: China.

El aumento de poder en Europa a partir de las cruzadas estimularon un importante comercio con esta zona (que aprovecharon Venecia, Pisa y Génova tras el hundimiento de Bizancio). En aquella época los comerciantes europeos se ganaron la fama de honrados y serios. La posterior invasión mongola generó un enorme espacio de comercio en las estepas y Oriente Medio y China y estimuló aún más la importancia de la Ruta de la Seda, como bien comprobó Marco Polo. Los embajadores europeos visitaban al gran kan para establecer tratados.
Sin embargo, también esta ruta se convirtió en una autopista de la muerte al transportar los gérmenes de la peste bubónica y matar a un tercio o más de la población europea. Al haber escasez de población, los salarios se dispararon y los europeos empezaron a tener gran liquidez monetaria, lo que estimuló el comercio de pimienta y otras especias.
Los portugueses y españoles, situados en el lado equivocado del Mediterráneo dominado por los turcos, dieron un vuelco a la situación al iniciar la búsqueda de plata, oro y especias por nuevas rutas: la circunnavegación de África y la explotación de América.
En el caso de los portugueses, apenas tenían nada que ofrecer a los señores de la India y además desde el Mar Rojo los árabes atacaban sus flotas al darse cuenta de que había un botín fácil y como forma de eliminar a un rival comercial en ascenso.
La conquista de América, con una gran tragedia debido a la transmisión de enfermedades y la brutalidad, abrió otro gran espacio comercial para las naciones atlánticas y una nueva ruta hacia Asia.

lunes, 29 de mayo de 2017

"La cuarta revolución industrial", de Klaus Schwab (2016)

Resumen del libro "La cuarta revolución industrial", de Klaus Schwab (2016)

Resumen original y actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2017/05/la-cuarta-revolucion-industrial-de.html

Resumido por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, Industria 4.0, cuarta revolución industrial, Internet

............................................................................................

Título: "La cuarta revolución industrial"

Título original en inglés: The Fourth Industrial Revolution

Autor: Klaus Schwab

Año de publicación en inglés: Foro Económico Mundial, Ginebra (Suiza), 2016

Publicación en español: Peguin Random House Grupo Editorial,  Debate Economía, Barcelona, 2016

Número de páginas: 217

................................................................................................................

Biografía oficial del autor Klaus Schwab (hasta 2017)

El profesor Klaus Schwab nació en Ravensburg, Alemania, en 1938. Es el fundador y director general del Foro Económico Mundial, la organización internacional sin ánimo de lucro que busca fomentar la cooperación entre los sectores públicos y privados.

Doctor en Economía (summa cum laude) por la Universidad de Harvard y en Ingeniería por el Instituto Tecnológico Federal Suizo, también realizó un máster en Administración Pública en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard. En 1972, un año después de fundar el Foro, se convirtió en uno de los profesores de economía más jóvenes de la Universidad de Ginebra.

Ha sido galadornado con numerosas distinciones en el ámbito internacional

.................................................................................................................................

Texto de la contraportada

"Son muchos los desafíos a los que se enfrenta el mundo hoy, pero posiblemente uno de los más importantes sea comprender la nueva revolución tecnológica. Por primera vez podemos afirmar que la cuarta revolución industrial acarrea la transformación de la humanidad, debido a la convergencia de sistemas digitales, físicos y biológicos que la protagonizan.

Las nuevas tecnologías están cambiando la manera en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos los unos con los otros, y la velocidad, amplitud y profundidad de esta revolución nos está obligando a repensar cómo los países se desarrollan, cómo las organizaciones generan valor e incluso qué significa ser humanos.

En La cuarta revolución industrial, Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, describe las características clave de la nueva revolución tecnológica, y resalta las oportunidades y los dilemas que esta plantea. Las nuevas formas de colaboración y gobernabilidad, acompañadas de una narrativa positiva y compartida, puede moldear la cuarta revolución industrial en beneficio de todos. Si aceptamos la responsabilidad colectiva de crear un futuro en el que la innovación y la tecnología sirvan a las personas, podremos llevar a la humanidad a nuevos niveles de conciencia moral."

....................................................................................................................................

ÍNDICE

Prólogo de Ana Botín

Introducción

1. La cuarta revolución industrial

11. Contexto histórico

1.2. Un cambio profundo y sistémico


2. Impulsores

2.1. Megatendencias

2.2. Puntos de inflexión


3. Impacto

3.1. Economía

3.2. Negocios

3.3. Nacional y global

3.4. Sociedad

3.5. El individuo


4. El camino a seguir

Apéndice: Cambio profundo

..............................................................................................................

RESUMEN

Introducción


Klaus Schwab habla de "una transformación de la humanidad", Señala que "nos encontramos al principio de una revolución que está cambiando de manera fundamental la forma de vivir, trabajar y relacionarnos unos con otros. "No se parece a nada que la humanidad haya experimentado antes", dice. (Schawab, 2016; 13)

Las claves de esta nueva revolución es tener a millones de personas conectadas mediante dispositivos móviles, así como la Inteligencia Artificial (IA), la robótica, el Internet de las Cosas (IoT), los vehículos autónomos, la impresión 3D, la nanotecnología, la biotecnología, la ciencia de materiales, el almacenamiento de energía y la computación cuántica. A su vez, esto cambia la forma de distribución, transporte, producción, trabajo, y la reinvención de los gobiernos."Los cambios son tan profundos que nunca ha habido una época humana de mayor promesa o potencial peligro", añade Schwab (Schwab, 2016;15).

Las características que diferencian esta revolución de otras son:

- La velocidad: El ritmo es exponencial y la nueva tecnología engendra nueva tecnología.

- Amplitud y profundidad: La revolución digital no solo cambia el qué y el cómo sino el "quiénes somos"

- Impacto de los sistemas: Cambia todo: países, empresas, industrias y sociedad en su conjunto.

El autor dice que su libro está destinado a aprovechar las oportunidades del cambio para hacer un mundo mejor, reflexionar, debatir y crear una plataforma de colaboración privada-pública.

Capítulo 1 

En un repaso por las grandes revoluciones, el autor menciona la agricultura hace 10.000 años seguida de la revolución industrial en el siglo XVIII hasta 1840 seguida de la producción en masa gracias a la electricidad y la cadena de montaje. La tercera revolución es la digital, en 1960, con la llegada del ordenador. El autor señala que estamos en los albores de la cuarta revolución, hay un mayor poder cognitivo que aumenta la producción humana, que se caracteriza por un Internet más ubicuo y móvil, por sensores más pequeños y potentes que cada vez son más baratos, y por la inteligencia artificial y el aprendizaje de la máquina.

Los profesores Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee (del MIT) prefieren llamar a este período la "segunda era de las máquinas", El término "Industria 4.0" surgió en la Feria de Hannover en el 2011 (mediante "fábricas inteligentes" se genera un mundo donde sistemas virtuales y físicos cooperan entre sí de manera flexible en todo el planeta; se personalizan los productos).

El autor aclara que la cuarta revolución industrial va más allá y generan interacción a través de los dominios físicos, digitales y biológicos. Pero será superrápida aunque hay dos limitaciones: la comprensión por parte de los líderes de poner en marcha el rediseño y no hay una narración positiva que evite una violenta reacción contra los cambios.

Sobre el cambio, Schwab menciona algunos disruptores: compañías como Airbnb, Uber, Alibaba, iPhone, el vehículo autónomo de Google... Los rendimientos a escala son asombrosos. Digitalización significa automatización. Nada que ver el Detroit de 1990 con el Silicom Valley del 2014 (mismos ingresos, diez veces menos empleados en 2014). La razón es que los negocios digitales tienen costos marginales que tienden a cero y los bienes de "información" tienen costes de transporte nulos. Otra característica moderna es que los diseñadores combinan el diseño por ordenador, la fabricación aditiva, la ingeniería de materiales y la biología sintética para crear sistemas que involucran la interacción entre microorganismos, nuestro cuerpo, los productos que consumimos y los edificios que habitamos. (Schwab, 2016;24). Más que crear, se "cultiva".

Uno de los problemas que surgen es la "desigualdad exacerbada" aunque dice que el consumidor parece ser el gran ganador porque cualquier compra y pago se puede hacer de forma remota. El problema parece radicar en el lado del proveedor, el mundo del trabajo y la producción. Caen los precios de los bienes de inversión y las empresas sustituyen trabajo por capital.

Los grandes beneficiarios son los proveedores de capital intelectual o físico (innovadores, inversionistas y accionistas), lo que explica una brecha de riqueza entre las personas que dependen de su trabajo y las que poseen el capital. Muchos trabajadores se desilusionan al ver que sus ingresos no van a mejorar y que la vida de sus hijos será peor.

A esto se suma el "efecto plataforma"; concentrar los beneficios y el valor en tan solo pequeño porcentaje de personas que dominan sus mercados, Hay beneficio para el cliente: más valor, mayor comodidad y costos menores. Pero a cambio, aparecen riesgos sociales. La idea es equilibrar los beneficios y riesgos de estas plataformas digitales.

Capítulo 2

El autor identifica varias megatendencias de innovaciones en el mundo actual:

- A nivel físico: vehículos autónomos, impresión 3D, robótica avanzada y nuevos materiales.

Vehículos: coches, drones, sumergibles. Podrán hacer de todo, desde comprobar líneas de energía eléctrica a entregar suministros médicos, o examinar los datos de fertilizantes y agua en la agricultura.

Impresión 3D (fabricación aditiva). Se usa para grandes aerogeneradores hasta implantes médicos. Se fundirá con células y órganos humanos.

La llamada impresión 4D generaría productos que se modifican a sí mismos, capaces de responder a cambios ambientales como el calor o la humedad. Vale para fabricar ropa, calzado o implantes.

Robótica avanzada: habrá colaboración con los humanos y "biomimética" (se imitan los patrones de la naturaleza). El uso de sensores y la conexión a la nube de Internet vale para tareas del hogar.

Nuevos materiales: Se autorreparan o se límpian ellos mismos, metales con memoria que vuelven a sus formas originales, cristales que convierten la presión en energía, el grafeno que debe abaratarse pero es 200 veces más fuerte que el acero, plásticos termoestables y regenarativos (PHT) base de la economía circular y regenerativa.

- A nivel digital: internet de las cosas (IoT), blockchain, economía bajo demanda

La IoT pretende conectar un billón de objetos, lo que alterará las cadenas de suministro y el monitoreo remoto (rastreo de un paquete),

El blockchain (libro de contabilidad distribuido) tiene como aplicaciones el bitcoin pero servirá para certificar nacimientos, títulos académicos, seguros.

Economía bajo demanda (consumo colaborativo), caso de Uber (que se transformará en una plataforma de hacer recados)
Estos negocios permiten el uso eficaz de activos subutilizados y moviliza a personas que nunca pensaron en sí mismas como proveedores (de una habitación libre, asiento libre en su coche)
Ni Uber tiene taxis propios, ni Facebook crea contenido ni el minorista Alibaba tiene inventario propio ni Airbnb tiene bienes raíces (Tom Goodwin, en Tech Crunch, en 2015).

- A nivel biológico: biología sintética

Un genoma puede ser secuenciado en pocas horas por menos de mil dólares. Los científicos ya no trabajan por ensayo y error.

La biología sintética consiste en personalizar los organismos mediante la configuración del ADN. Serviría para superar retos de salud como cardiopatías hasta el cáncer. Ordenadores como Watson analizarían ingentes cantidades de datos para recomendar tratamientos personalizados. A todo esto se suma la fabricación 3D que combina la edición genética a fin de producir tejidos vivos para reparar y regenar tejidos (bioimpresión).


El autor pasa después a examinar los métodos de investigación innovadora. Considera que las universidades apuestan por programas conservadores y han de ser las empresas privadas las que busquen modos más comerciales y pioneros de investigación.Sostiene que los gobiernos deben fomentar programas de investigación ambiciosos.


Posteriormente, Schwab estudia 21 puntos de inflexión que ocurrirán en el 2025: desde ropa conectada a Internet, a almacenamiento ilimitado o gratuito, un billón de sensores conectados a Internet, primer farmacéutico robótico, gafas de lectura conectadas a Internet, un 80 % de la población será internauta, un coche impreso en 3D, habrá censos por Big Data, un teléfono móvil implantable, productos de consumo en 3D (5%), uso de smartphones, acceso regular a Internet, coches autónomos (10%), transplante de higado impreso en 3D, auditorías corporativas mediante IA, recaudación de impuestos con blockchain, tráfico de datos de electrodomésticos, viajes en coche compartido, ciudad sin semáforos, el 10 % del PIB se almacenará con tecnología blockchain, primera máquina de inteligencia artificial en una junta directiva.


Capítulo 3

El autor cree que la cuarta revolución industrial tendrá un gran impacto en la economía y el poder.

Los tecnopesimistas dicen que el impacto sobre la productividad ya ha finalizado mientras que los tecnooptimistas aseguran que estamos en un punto de inflexión. Hay un posible impacto deflacionario (favorecen el capital sobre el trabajo y reducen los salarios). El crecimiento del PIB antes de la crisis era del 5 % anual y ahora solo del 3 % y algunos expertos auguran una "depresión centenaria" o "estancamiento secular" y el crecimiento podría reducirse al 2 %.

A ello se suman tendencias como el envejecimiento aunque la cuarta revolución "nos proporcionará la capacidad para vivir una vida más larga, saludable y activa". Habría que repensar la edad de jubilación.

Respecto a la productividad hay una paradoja: la producción laboral o la productividad total de factores (PTF) se ha mantenido baja a pesar del crecimiento exponencial del progreso tecnológico y las inversiones en innovación. La paradoja es que hay un fracaso aparente de una innovación tecnológica porque no genera niveles más altos de productividad, lo que se ha convertido en uno de los grandes enigmas económicos de hoy. La clave podría estar en que los servicios de la economía de demanda generan una alta eficiencia pero proporcionan un valor no contabilizado para el hogar y el trabajo.
El autor confía en que la cuarta revolución industrial incorpore 2.000 millones de clientes al pastel, reducirá las externalidades negativas (contaminación) y la adaptación al sistema digital requiere más tiempo,

 Respecto al empleo, podría haber un impacto negativo por la velocidad en la que se introduce la nueva revolución digital, cambios radicales que se producen radicalmente y transformación de sistemas enteros.
Hay un efecto de destrucción de empleo seguido por uno de capitalización que genera nuevas demandas y oportunidades. Pero existe el temor a un desempleo tecnológico masivo. Si bien la automatización del campo redujo los empleos del 90 al 2 %, también es cierto que las "apps", de las que el iPhone fue pionero, han generado 100.000 millones de negocio en 2015.

Uno de los problemas es la automatización de empleos de cuello blanco como los abogados, analistas financieros, médicos, periodistas, contables, aseguradores o bibliotecarios. Y hay una evidencia más: la cuarta revolución industrial está creando menos puestos de trabajo en nuevas industrias que antes. Al menos, el 47 % de los empleos de EE.UU. están en riesgo de ser automatizados, sobre todo si son empleos rutinarios y repetitivos. Parte de esta destrucción del empleo no se debe a los robots sino que a las empresas han desarrollado métodos más sencillos de producción (algoritmos) para subcontratarla.

Trabajos propensos a la automatización: vendedores telefónicos, preparadores de impuestos, evaluadores de seguros, árbitros, secretarios jurídicos, camareros, vendedores inmobiliarios, secretarias, mensajeros

Trabajos menos propensos a la automatización: salud mental y trabajadores sociales, coreógrafos, médicos y cirujanos, psicólogos, gestores de recursos humanos, analistas de sistemas de cómputo, antropólogos y arqueólogos, ingenieros marinos y arquitectos navales, gerentes de ventas y altos ejecutivos.

Los ordenadores incluso son capaces de escribir narraciones sin que nadie se dé cuenta del cambio.

Según el informe sobre el futuro del empleo del Foro Económico Mundial 2015, en el 2020,habrá más demanda de empleos con capacidades en la solución de problemas complejos, sociales y de sistemas. A ello se suma una posible brecha entre géneros y una polarización de los ingresos entre empleos cognitivos con grandes ingresos y otros de tipo manual de bajos ingresos. A mayores, podría haber una recolocación de los empleos desde países de bajos ingresos a los de mayor ingreso ya que la mano de obra barata deja de ser importante.

El autor prevé una intensificación del fuerte malestar social, inmigraciones masivas y extremismo violento si los gobiernos no dan la impresión de "hacer algo" que sea creíble por solucionar el problema.

También cambia el modo del trabajo: ahora trabajador y empresa mantienen transacciones más que una relación duradera. Los empleadores recurren a la "nube humana"  para hacer las cosas, se trata de la nueva economía bajo demanda (son trabajadores independientes que realizan tareas específicas).
El periodista Farhad Manjoo lo resumió así: "Usted podría ser un conductor de Uber, un comprador de Instacart, un anfitrión de Airbnb y un Taskrabbit".
Estas plataformas están exentas del requerimiento de pagar salarios mínimos, impuestos como empleadores y prestaciones sociales. Ahora se puede tratar con quien se quiera sin lidiar con regulaciones.
A algunos trabajadores les parece muy bien esta libertad y movilidad (una forma de deslocalización silenciosa) pero podría suponer un mundo del precariado, una clase social de trabajadores que van de tarea en tarea para satisfacer sus necesidades mientras sufren una pérdida de derechos laborales, capacidad para negociar sus derechos y seguridad laboral.

El autor propone idear nuevas formas de contratos sociales y de empleo que se adapten a la fuerza de trabajo cambiante y a la naturaleza cambiante del trabajo. Menciona a Lynda Gratton y su libro: Prepárate, El futuro del trabajo ya está aquí: niveles crecientes de fragmentación, aislamiento y exclusión en todas las sociedades.

Por su parte, los CEO se ven en la obligación de cambiar su empresa y adaptarla a los cambios disruptivos tanto en la oferta (para introducir nuevas tecnologías) como afrontar la competencia de las plataformas digitales globales y no solo de las start-ups. Hacer negocios requerirá combinar varias tecnologías.

El autor ve cuatro impactos importantes:

- Las expectativas del cliente están cambiando

- Los productos están siendo perfeccionados por los datos, lo que mejora la productividad de los activos

- Se están formando nuevas alianzas a medida que las compañías comprenden la importancia de las nuevas formas de colaboración

- los modelos operativos se están transformando en nuevos modelos digitales.

Por otra parte, señala que el Gobierno debe estar atento a estos aspectos en esta era disruptiva:

- Al mercado laboral (el trabajador pasa a ser un contratista)

- Al dinero e impuestos (hay que rastrear las transacciones del mercado negro digital)

- A la responsabilidad y protección (ruptura de monopolios estatales por plataformas de intercambio)

- Privacidad y seguridad de los datos (la libertad de Internet se está monoriteando)

- Disponibilidad e inclusión (evitar la brecha digital)

- Asimetrías de poder (desequilibrios de poder entre superusuarios que conocen las tecnologías)


Por su parte, las ciudades también se pueden convertir en espacios de innovación porque pueden crear espacios digitalmente reprogramables (edificios inteligentes), Waternet (tuberías), adopción de árboles a través de las redes sociales, próxima generación de movilidad, cogeneración, cocalefacción y correfrigeración, movilidad bajo demanda y postes inteligentes.

En cuanto al movimiento de las personas, prevé que estas querrán lograr las aspiraciones vitales, redefinir las identidades individuales, redifinir la identidad familiar y reconfigurar los mercados laborales,

Respecto a la seguridad internacional, menciona la importancia de los drones, armas autónomas, militarización del espacio, disposivos portátiles (wearables), manufactura aditiva y energía renovable, nanotecnología, armas biológicas, armas bioquímicas y redes sociales.

Respecto a la sociedad, hace referencia al ciudadano "desemporado" (se sienten poderosos al poder comunicarse y organizarse pero a la vez quedan excluidos al no tener capacidad de influir).


















(en realización)




lunes, 22 de mayo de 2017

"Problemas en el paraíso", de Slajov Zizek (2014)

Resumen del libro "Problemas en el paraíso", de Slajov Zizek (2014)

Resumen original y actualizado en el siguiente link:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2017/05/problemas-en-el-paraiso-de-slajov-zizek.html

Autor del resumen: E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, política económica, liberalismo, capitalismo

...........................................................................................................................

Título: "Problemas en el paraíso"
Subtítulo: Del fin de la historia al fin del capitalismo

Título en inglés: "Trouble in the Paradise. From the End of History to the End of Capitalism"

Fecha de publicación primera edición original: 2014

Autor: Slajov Zizek

Publicación en español: Editorial Anagrama,  Barcelona, 2016

Páginas: 273

................................................................................................................................

Biografía del autor Slajov Zizek (hasta 2016)

Slajov Zizek (Liubliana, 1949) estudió filosofía en la Universidad de Ljublijana y psicoanálisis en la Universidad de París, y es filósofo, sociológo, psicoanalista y teórico cultural. Es director internacional del instituto Birbeck para las Humanidades de la Universidad de Londres, investigador en el Instituto de Sociología de la Universidad de Ljubljana y profesor en la European Graduate School. Es uno de los ensayistas más prestigiosos y más leídos de la actualidad y ha publicado más de cuarenta libros de filosofía, cine y psicoanálisis, entre los que destacan El sublime objeto de la ideología o Primero como tragedia, después como farsa. En Anagrama ha publicado Mis chistes, mi filosofía y La nueva lucha de clases,

................................................................................................................................

Resumen de la contraportada

"El "paraíso" del título es el capitalismo democrático y liberal que durante décadas se nos ha vendido como el mejor orden social posible, y los "problemas" son, naturalmente, las cadenas de ese fantasma que, a falta de un nombre mejor, desde hace años llamamos crisis económica. Slavoj Zizek acude en nuestra ayuda con su nueva obra, donde, con su estilo lúcido y su inimitable mezcla de erudición y cultura popular, nos ofrece un certero diágnostico de este momento social y político que condena a los ciudadanos a un papel cada vez más pasivo e impotente.
Partiendo de la película homónima de Ernst Lubitsch, Zizek nos propone un análisis en cinco grandes apartados: una diagnosis de las coordenadas básicas del sistema capitalista, tomando como ejemplo el tremendo choque cultural ocurrido en Corea del Sur con la irrupción del mundo digital; una cardiognosis, un "conocimiento del corazón" del sistema a partir de tres personajes que han hurgado en sus rincones más oscuros: Julian Assange, la soldado Chelsea Manning y Edward Snowden; una prognosis en la que postula rechazar esa falsa dicotomía entre capitalismo liberal y fundamentalismo religioso (que retrata como dos caras de la misma moneda); y una epignosis donde propone nuevas formas organizativas con las que combatir esas finanzas "creativas" que han convertido la economía en un gigantesco casino en el que no todos pueden jugar. Cierra el libro un apéndice en el Zizek aborda las recientes luchas emancipadoras (la Primavera Árabe, Grecia, Ucrania) como una revuelta contra el Nuevo Orden Mundial.
Zizek, que con su promiscuidad intelectual nos ha enseñado a comprender a Freud o Nietzsche leyéndolos a través de la lente de Tiburón o Mary Poppins, Lubitsch y Hegel, de Batman y Lacan, de Cherteston y Kant, en un libro donde la amenidad no está reñida con profundidad, ni la militancia con la ironía y donde la contudencia de su voz se impone a los discursos neoliberales y políticamente correctos que pretenden sepultarnos con su palabrería".

.................................................................................................................................

ÍNDICE

 Introducción....
¡Estamos divididos!

1. Diagnosis
   Hors d'oeuvre?
 
   ¿Crisis, qué crisis? - Romper huevos sin hacer ninguna tortilla - ¡Ahora sabemos quién es John Galt! - Ser-para-la-deuda como modo de vida

2. Cardiognosis
    Du jambon cru?
 
   Libertad en las nubes - Vampiros contra zombies - La candidez del cínico - El envés obsceno de la ley - Superego, o la prohibición prohibida

3. Prognosis
    Un faux-filet, peut-être?

   Muertes en el Nilo - Exigencias... y más - La fascinación del sufrimiento - Rabia y depresión en la aldea global - Mamihlapinatapai - Lenin en Ucrania

4. Epignosis
    J'ai hâte de vous servir!

   La vuelta a la economía del regalo - La herida del eurocentrismo - La, no sol bemol - Hacia un nuevo amo - "El derecho de la necesidad"

Apéndice
   Nota bene!

   Batman, el Joker, Bane - Rastros de utopía - Violencia ¿de quién? - Los valores familiares de los Wheatermen - Salir del malttukbakgi

...................................................................................................................

Resumen:

El autor señala que,siguiendo a Maurizio Lazzarato, el trabajador se ha convertido en un deudor. Añade que "la ideología neoliberal hegemónica se empeña en extender la lógica de la competencia de mercado a todas las áreas de la vida social, de manera que la salud y la educación o el voto se perciben como inversiones realizadas por el individuo en su capital individual". (Zizek, 2014:55). Añade que el trabajador ya no consibe como mera fuerza de trabajo sino como capital personal que toma decisiones "de inversión" buenas o malas a medida que pasa de un trabajo a otro y aumenta o disminuye su valor de capital. Es una reconceptualización del individuo como "empresario del yo", lo que aleja al Gobierno, de sus regímenes disciplinarios (escuela, fábrica y cárcel) y el tratamiento biopolítico de la población (por parte del Estado de bienestar). Los riesgos se externalizan de las empresas y los Estados a los individuos (que carecer del poder o los recursos necesarios para hacerlo de manera adecuada). El resultado es que la protección "ya no es un derecho" y se vincula a los individuos cuyo comportamiento queda así abierto a evaluación.

En los siguientes capítulos el autor estudia los últimos movimientos sociales avivados por el populismo, caso de la Primavera Árabe del 2011 (Egipto, Siria, Libia), las protestas del 11-M en España, las revueltas ciudadanas en Grecia y luego en Turquía. Sostiene Zizek que hay un denominador común entre todas estas protestas (por ejemplo, protestar contra la austeridad y un tirano). Pero no hay un plan ni programa político detrás y derribado el tirano, vuelve otro.

Sostiene que generalmente las protestas las promueven la clase media pero que al final quedan en nada porque una mayoría silenciosa (que vive en la pobreza) desbarata los planes al votar en las elecciones (votando a partidos "antisistema") .

El autor señala que detrás de todos estos movimientos se adivina un descontento de las clases populares por los motivos que sea y que luego se canalizan. En línea con otros autores, interpreta el terrorismo fundamentalista en clave de lucha de clases, una guerra entre ricos y pobres.


(en preparación)