lunes, 16 de noviembre de 2015

"En el enjambre", de Byung-Chul Han (2013)

"En el enjambre", de Byung-Chul Han (2013)

Resumen del libro:

Autor del resumen y comentarios: E.V.Pita, licenciado en Sociología y Derecho.

Sociología, Filosofía, Internet, redes sociales

.....................................................................................................................

Título: "En el enjambre"

Título original en alemán: Im Schwarm

Autor: Byung-Chul Han

Fecha de publicación: MSB Matthes & Seitz, Berlín, 2013

Editorial en español: Herder Editorial SL, Barcelona

.................................................................................................................

Biografía oficial del autor (hasta 2014)

Byung-Chul Han, (Seúl, Corea del Sur, 1959), estudió Filosofía en la Universidad de Friburgo y Literatura alemana y Teología en la Universidad de Múnich. En 1994, se doctoró por la primera de dichas universidades con una tesis sobre Martin Heidegger. En la actualidad es profesor de Filosofía y Teoría de los medios en la Escuela Superior de Diseño de Karlsruhe. Autor de más de una decena de títulos, entre ellos El Enjambre, La agonía del Eros, La sociedad del cansancio y La sociedad de la transparencia.

.................................................................................................................

Texto de la contraportada

"Byung-Chul Han, en este nuevo ensayo, analiza en qué modo la revolución digital, Internet y las redes sociales han transformado la esencia misma de la sociedad.

Según el autor, se ha formado una nueva masa: el "enjambre digital". A diferencia de la masa clásica, el enjambre digital consta de individuos aislados, carece de alma, de un "nosotros" capaz de una acción común, de andar en una dirección o de manifestarse en una voz. La hipercomunicación digital destruye el silencio que necesita el alma para reflexionar y para ser ella misma. Se percibe solo el ruido, sin sentido, sin coherencia. Todo ello impide la formación de un contrapoder que pudiera cuestionar el orden establecido, que adquiere así rasgos totalitarios. Empresas como Facebook y Google trabajan como servicios secretos que vigilan nuestros intereses para extraer beneficio de nuestros comportamientos en internet y las redes sociales.

Pero Byung-Chul Han se ha dejado atrás la época biopolítica. Hoy nos dirigimos a la época de la psicopolítica digital, donde el poder interviene en los procesos psicológicos inconscientes. El psicopoder es más eficiente que el biopoder, por cuanto vigila, controla y mueve a los hombres no desde fuera, sino desde dentro".

.......................................................................................................................

ÍNDICE

Sin respeto

Sociedad e la indignación

En el enjambre

Sin mediación

El listo Hans

Huida a la imagen

De la acción al tecleo

Del labrador al cazador

Del sujeto al proyecto

La ley de la tierra

Fantasmas digitales

Cansancio de la información

Crisis de la representación

Del ciudadano al consumidor

Protocolización general de la vida

Psicopolítica

..........................................................................................................................

Comentarios y resumen

El autor se caracteriza por extraer la esencia de fenómenos significativos de la edad contemporaránea industrial, lo que lo coloca ya a la altura de Lipovetsky o Sennet. 

En este caso, abre su libro con un nuevo concepto: "stormshit", que es la porquería que la multitud le lanza a uno por internet si mete la pata y hace un comentario impopular en Twitter.

Otra distinción que hace Byung-Chul Han es que este enjambre digital es una forma distinta de masa porque cada miembro no se escuda en el anonimato sino que actúa como un individuo que tiene un perfil en la red social. En un estadio de fútbol, los espectadores son anónimos y se confunden entre la masa pero en Twitter o Facebook, son fácilmente identificados. Algo ha cambiado.

Uno de los capítulos más importantes (2013:58): "El imperativo neoliberal del rendimiento transforma el tiempo en tiempo de trabajo. La pausa es solamente una fase del tiempo de trabajo. Hoy no tenemos otro tiempo que el trabajo. Y así lo llevamos con nosotros también a las vacaciones e incluso al sueño. Por eso dormimos inquietos. La diversión no es lo otro del trabajo, sino su producto".
Y posiblemente la frase más grande del libro: "Hoy, en efecto, estamos libres de las máquinas de la era industrial, que nos esclavizaban y explotaban, pero los aparatos digitales traen una nueva coacción, una nueva esclavitud. Nos explotan de manera más eficiente por cuanto, en virtud de su movilidad, transforman todo lugar en un puesto de trabajo y todo tiempo en un tiempo de trabajo, La libertad de la movilidad se trueca en la coacción fatal de tener que trabajar en todas partes. El aparato móvil hace móvil el trabajo mismo. Cada uno lleva consigo de aquí para allá el puesto de trabajo como un campamento, Ya no podemos escapar del trabajo. De los teléfonos inteligentes, que prometen más libertad, sale una coacción faltal, a saber, la coacción de la comunicación. Entre tanto, se tiene una relación casi obsesiva, coactiva, con el aparato digital. Las redes sociales fortalecen masivamente esta coacción de la comunicación, que en definiva se desprende de la lógica del capital".

Dice que el relato y la narracción desaparece en los tweets, el timeline y es sustituido por la adición de hechos, por el cálculo, la suma. Los amigos de Facebook, que son "contados", lo mismo que se cuentan los "me gusta". "Hoy todo se hace numerable para poder transformarlo en el lenguaje del rendimiento y de la eficacia",

[NA: unos de los mejores párrafos escritos sobre la sociedad de la información]

Teme que las gafas de Google Glass. El testigo se convierte en "cazador" de información que opera de modo activo con sus aparatos digitales (el smartphone es su arco y flecha).

Menciona y critica la obra de Flusser, que habla del giro digital. Flusser dice que la sociedad de la información es una "estrategia" para "eliminar la ideología de un sí mismo a favor del conocimiento de que nosotros estamos ahí el uno para el otro y nadie está ahí para sí mismo". Byung-Chul Han replica que lo que domina la comunicación digital no es el "amor al prójimo" sino el narcisismo, se muestra como una máquina narcisista del ego. El autor coreano-alemán dice que el sujeto desarrolla coacciones en forma de rendimiento, optimización y explotación de sí mismo, Dice que Flusser escapa por completo de "esa dialéctica funesta de la libertad". Y añade Han: "La sociedad actual no es una sociedad del amor al prójimo en la que nos realizamos recíprocamente. Es más bien una sociedad del rendimiento que nos aísla. El sujeto del rendimiento se explota a sí mismo, hasta que se derrumba".

[nota del lector: la sociedad del rendimiento ha sido estudiada por Lipotveski pero es Byung-Chul Han quien la describe mejor. Eso lo convierte, en mi opinión, en uno de los mejores autores sobre la sociedad de la información]

Byung-Chul Han también repara en que la "acción" (NA: recordemos a Habermas)  se convierte en la sociedad digital. Un retraso, tardanza o vacilación se percibe como una perturbación operativa. El pensamiento cede paso al cálculo. También falta la negatividad, porque el "me gusta" de Facebook suma amigos pero excluye a los enemigos [NA: ya no, porque ahora hay botón de "no me gusta"). Señala que, al eliminar la negatividad, no es posible ninguna experiencia sin dolor, no hay espíritu, la fenomenología de lo digital es una fenomenología del "me gusta".


La Psicopolítica

El autor introduce el concepto de "psicopolítica", asunto que será objeto de otro libro publicado posteriormente.

En el capítulo final habla del psicopoder: Dice que hasta el siglo XVII el poder se manifestó como la capacidad del soberano para usar la espada y amenazar con la muerte mientras que a partir de ese siglo el soberano usa el "biopoder", en el que incita, refuerza, controla, vigila, aumenta y organiza a las fuerzas que somete (Foucault). Es una malla estrecha que comprende un control biopolítico de factores exteriores como la procreación, el porcentaje de mortalidad o el estado de la salud. Pero el Big Brother no está en condiciones de de intervenir en la "psyche" de la población, cuyos pensamientos permanecen ocultos.

Ahora ha habido un cambio de paradigma; es una sociedad psicopolítica de la transparencia. La vigilancia digital está en condición de leer pensamientos y controlarlos. Los megadatos hacen innecesarios los modelos teóricos porque, por sí mismos, hacen pronósticos. Es posible sacar modelos de conducta de las masas a partir de grandes datos, lo que marca el comienzo de la psicopolítica digital. "Cada modelo revela un inconsciente óptico, la exploración de datos hace visibles modelos colectivos de comportamiento de los que ni siquiera somos inconscientes como individuos", dice el autor. La psicopolítica digital se apodera de la conducta social de las masas, atrapa su lógica inconsciente y prevé su futuro comportamiento. Por eso, Byng-Chul teme que desarrolle comportamientos totalitarios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada