lunes, 21 de septiembre de 2015

"El shock del futuro", de Alvin Toffler (1971)

Resumen de "El shock del futuro", de Alvin Toffler (1971)


Resumen original y actualizado en el siguiente link:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2015/09/el-shock-del-futuro-de-alvin-toffler.html

Autor del resumen y comentarios: E.V.Pita, licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, sociología industrial, cambio social

..............................................................................................................

Título: "El shock del futuro"

Título original: "Future Shock"

Autor: Alvin Toffler

Fecha de publicación: 1971

En español: 1972, Plaza & Janes

................................................................................................................

Texto de la contraportada:

"Brillante periodista (Fortune, Horizon, Life), asesor de importantes organizaciones (Rockefeller Brothers Fund, IBM Corporation) y profesor en universidades y fundaciones, Alvin Toffler está sacudiendo literalmente la opinión mundial con este libro extraordinario que afirma: "En los tres decenios escasos que nos separan del siglo XXI, millones de personas corrientes, psicológicamente normales, sufrirán una brusca colisión con el futuro". Sin embargo, el libro se refiere al presente, a lo que les sucede hoy a los individuos y grupos abrumados por el cambio. Alvin Toffler contempla el futuro para ayudarnos a comprender y afrontar la vida actual"

...............................................................................................................

ÍNDICE

Primera parte ..... Muerte de la permanencia

1. La 800ª generación

2. El impulso acelerador

3. El ritmo de la vida


Segunda parte ..... La transitoriedad

4. Cosas: La sociedad del "tírese después de usado"

5. Lugares: los nuevos nómadas

6. Personas: El hombre modular

7. Organizaciones: la próxima ad-hocracia

8. Información: la imagen cinética


Tercera parte: Novedad

9. La trayectoria científica

10. Los fabricantes de experiencia

11. La familia rota


Cuarta parte: Diversidad

12. Los orígenes del exceso de opciones

13. Un exceso de subcultos

14. Diversidad de estilos de vida


Quinta parte: Los límites de la adptabilidad

15. El "shock" del futuro: la dimensión física

16. El "shock" del futuro: la dimensión psicológica


Sexta parte: Estrategias de supervivencia

17. El enfrentamiento de mañana

18. Educación en tiempo futuro

19. Hay que domesticar la tecnología

20. La estrategia del futurismo social

.....................................................................................................

Comentarios previos:

Quien haya leído "La tercera ola" en los años 80 no se habrá sorprendido de la era de Internet. Alvin Toffler ya lo había anticipado 15 años antes: más gente interconectada, trabajo en casa conectados, productos costumizados, el fin de la sociedad de masas y el triunfo del producto individualizado...

Su libro anterior anticipaba el cambio que se estaba produciendo en los años 1970 en torno a la sociedad de consumo, los cambios en la familia, unos cambios acelerados que han derribado instituciones (en los 70) y que obligaron al individuo a readaptarse o sufrir una enfermedad del cambio ante la resistencia al cambio cultural, "un calidoscopio que se ha vuelto loco, con adultos de 50 años que son como niños de 12, programadores de computadores que se mantienen con LSD, anarquistas que debajo de sus camisas son conformistas y cuellos planchados que son desenfrenados anarquistas, sacerdotes casados, .... e irritación, abundancia y olvido (mucho olvido)",

[Nota del lector: Al leer la introducción de Alvin Toffler le viene a uno a la memoria el libro de Giddens sobre "La tercera vía" y que relata estos cambios culturales de los 70 desde la visión de finales del siglo XX. Giddens sostiene que los partidos tradicionales (tanto socialdemócratas como neoliberales) no han asumido el cambio cultural de los 70, que permitió la entrada en masa de la mujer en el trabajo, y siguen manteniendo posturas patriarcales sin entender que ese mundo de dominio masculino se ha desmoronado hace tiempo. Sus mensajes chocan con un electorado que tiene otras prioridades].

Añade que de 800 generaciones de humanos, 650 vivieron en las cavernas y que la generación 800 es una ruptura porque acaba con el mundo agrícola e industrial y da primacía al de cuello blanco y servicios (será uno de los grandes temas de "La tercera ola").


Crítica de David Graeber a los libros "El shock del futuro" y "La Tercera Ola" de Alvin Toffler

David Graeber  (2015; 116-117) dice en "La utopía de las normas" que la carrera espacial contribuyó a dar la sensación de que se trataba de una época de rápidos avances y la percepción popular predominante durante la década de los 60 era que el ritmo de cambio tecnológico se estaba acelerando de maneras incontrolabres y aterradoras. "Eso se puede ver en el rompedor libro superventas El shock del futuro, de Alvin Toffler, como una especie de luz roja de alerta de esta línea de pensamiento. Con una mirada retrospectiva, se trata de un libro fascinante y revelador".
Graeber recuerda que el sociólogo industrial Toffler argumentaba que casi todos los problemas sociales de los años 60 podían remontarse al acelerado ritmo de cambio tecnológico. A medida que un torrente continuo de nuevos descubrimientos científicos transformaba día a día las bases mismas de nuestra existencia cotidiana, escribía Toffler, los estadounidenses quedaban a la deriva, sin una idea clara de lo que suponía que debía ser la vida cotidiana: en el tema familiar, la píldora, la fertilización "in vitro", bebés probeta y la donación dejaría obsoleta la maternidad. Los humanos no estaban psicológicamente preparados para el cambio, el llamado "impulso acelerador", que comenzó en 1850: todo estaba cambiando y lo hacía a un ritmo exponencial. La solución era crear un control democrático (Graeber lo interpreta como "control burocrático") que evaluaran las tecnologías y prohibieran las tendentes a la excesiva disrupción social y guiar el desarrollo en direcciones que aseguraran la armonía. Graeber dice que en 1972 se creó la Oficina de Evaluación Tecnológica (OTA) pero fue suprimida por el congresista republicano Newt Gingrich (un protector de Toffler) en 1995.

Graeber dice que Toffler escribió el libro en 1970, casualmente cuando decrecía el avance científico: empezaron a publicarse menos artículos científicos, libros y patentes, lo mismo pasó en otros campos, que se ralentizaron. Por ejemplo, el récord de velocidad de los aviones (Concorde) y cohetes (Apollo XI). "El que Toffler estuviese equivocado no tuvo efectos negativos en su carrera. Los profetas carismáticos rara vez sufren mucho cuando sus profecías fracasan", dice Graeber.
El autor señala que el argumento de El Shock del Futuro "es la esencia misma del pensamiento conservador. El progreso siempre se ha presentado como un problema a resolver". Compara a Toffler con Comte (s. XIX), el fundador de la sociología (para adaptar el orden social a las nuevas tecnologías). Toffler compartía la sensación de que la tecnología estaba llevando a los humanos al borde de una gran ruptura histórica, "el mismo miedo a la fractura social y, en realidad, la misma obsesión con la necesidad de conservar el sagrado papel de la maternidad".

También arremete contra George Gilder ("Riqueza y pobreza", 1981), quien propuso la economía de la oferta porque aseguraría que las inversiones se dedicarían a cosas útiles como la informática o la medicina y no a despilfarrarlo en la carrera espacial. Graeber dice que estos "excéntricos personajes" pusieron de relieve el temor de que los patrones de desarrollo tecnológico llevaran a una subversión social, la necesidad de guiar el desarrollo tecnológico en direcciones que no desafiaran las estructuras de autoridad existentes y que, en realidad, en las altas esferas del poder ya llevaban tiempo pensando en lo mismo.

Respecto a la Tercera Ola, David Graeber dice que tomó el título de otro autor: "La tercera revolución tecnológica" de Mandel (este decía que implicaría la desaparición del capitalismo y Toffler que duraría siempre).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada