viernes, 6 de mayo de 2011

"La revolución de la riqueza", de Alvin Toffler (2006)

"La revolución de la riqueza", de Alvin Toffler (2006)

Resumen actualizado en:
http://evpitasociologia.blogspot.com/2011/05/la-revolucion-de-la-riqueza-de-alvin.HTML


Sociología, sociología industrial

Título: "La revolución de la riqueza"
Autores: Alvin y Heidi Toffler.
Año: 2006
Editorial: Debate.

Crítica por E.V.Pita (2006)

La Revolución de la riqueza es un ensayo ameno sobre los cambios que se avecinan en la vida diaria. Es una vacuna contra la antiglobalización y quienes se oponen el progreso tecnológico.
La optimista tesis sostiene que la nueva sociedad de la información generará un gran progreso y que,por inercia, nos hará a todos más ricos.
El sociólogo industrial Alvin Toffler y su esposa Heidi saben de lo que hablan. Recién licenciados recorrieron varias fábricas de Estados Unidos y trabajaron cinco años de obreros en las cadenas de montaje. En sus viajes charlan con el Dalái Lama, un agricultor  de Tejas o el primer ministro de la India. Los frutos han sido superventas como El shock del futuro o La tercera ola.
En su libro, estos gurús de la tecnología comparan el grado de riqueza alcanzado durante la era de la agricultura (hasta el siglo XVIII), la revolución industrial(hasta mediados del siglo XX) y la sociedad del conocimiento,en la que estamos inmersos para bien o para mal con inventos como el ordenador, el móvil o
Internet. La riqueza ya no se obtiene con la producción masiva de coches o cacerolas, sino con mayor inversión en innovación e investigación. Países como China han captado el mensaje y, a la vez que se industrializan, invierten en universidades y laboratorios. Al igual que la India, en una década ha sacado de la pobreza a millones de campesinos.
Toffler recuerda que en el mundo actual conviven países de modo de vida agrícola, con lo justo para subsistir, con otros de tipo industrial y unos pocos Estados muy ágiles que se enriquecen porque aprovechan las nuevas oportunidades del I+D.
Cambiar a ese nuevo tipo de vida afectará al modelo de familia, dejará ofi cios obsoletos y, a veces, generará conflictos con lo agrícola o industrial.
Advierte que la nueva sociedad exige una gran agilidad para tomar decisiones. Ya no vale el modelo de horarios de la sociedad industrial, donde los niños eran adiestrados en masa en escuelas que parecían fábricas con rígidos horarios y disciplina. Ahora, Internet puede mejorar la educación, que será más personalizada.
También ha cambiado el consumidor clásico, pero para peor. Ahora el cliente compra un mueble y debe montarlo, por lo que en su tiempo de ocio trabaja gratis para el fabricante. Ya no digamos el esfuerzo extra que trajo consigo la cámara digital. O el ama de casa que cocina para su marido e hijos sin tener Seguridad Social.
En el futuro, los consumidores tendrán sus propias máquinas de fabricación en 3-D en casa. Toffler cree que esta economía invisible crecerá aún más y propone cuantificarla.
Su defecto es que habla demasiado de Estados Unidos, al que toma como modelo. Algunos capítulos son poco académicos: están deslabazados o parecen un collage de recortes de prensa. Su optimista tesis la resume en: ¿acaso un pesimista habría inventado la rueda o el tren?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada